×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
08 Febrero 2018 04:00:00
Querida Texana
QUERIDA ANA:

Vivo en Texas, en Estados Unidos. Pero soy de Saltillo y tengo mucha familia allá. Leo sus cartas por internet todos los días y por eso le escribo. Le voy a contar lo que sucedió en mi barrio, ya les platiqué a mis familiares de allá, pero una de mis primas me dio la idea de escribirle a usted para que nuestra experiencia sirva a sus lectores. Sé que las construcciones de México son diferentes a las de acá, pero de todas maneras los incendios suceden y muchas veces hasta arrasan a casas o edificios. La historia es la siguiente.

Una noche, hace dos semanas, fui despertada por la pesadilla que puede sucederle a cualquiera. Golpes en la puerta de la calle, vecinos gritando que había un incendio. Salimos de la casa a salvo con nuestro hijo y nuestra hija y el perro. Tuvimos suerte, pues aunque el incendio fue a dos casas de la nuestra, la llegada oportuna de los bomberos y a sus esfuerzos, nuestra casa quedó intacta y no nos pasó nada.

Por favor diga a sus lectores que se aseguren que su familia sepa qué hacer en caso de un incendio. Es importante tener un plan de escape. Nosotros no teníamos un plan. Perdimos preciosos momentos buscando la lámpara de mano, las llaves del carro y tratando de pensar cómo abrir la puerta del garaje porque el foco estaba fundido. Esos minutos extras podrían haber hecho la diferencia entre la vida y la muerte si el incendio hubiera sido en nuestra casa.

Ahora tenemos un plan de escape, con lámparas de mano en cada cuarto, determinado lugar para las llaves del carro y un claro acuerdo de quién se encarga de los niños y quien se lleva a la mascota, etcétera. Tuvimos mucha suerte y lo sabemos. Sería bueno que le diga a sus lectores que se tomen el tiempo cuanto antes para discutir esto en familia. Gracias Ana.

Saludos desde acá y felicitaciones por su columna tan útil y amigable.

TEXANA

QUERIDA TEXANA:

Soy yo quien agradece su tan excelente y explícita carta que puede salvar vidas. Un simulacro de incendio sería una magnífica idea. Todos debemos saber cómo salir rápidamente de una casa ardiendo. A los niños se les debe enseñar que se arrastren por el piso y encuentren su camino tocando las paredes. Cada cuarto debe tener una lámpara de mano y periódicamente checar las pilas. El Cuerpo de Bomberos tendrá sugerencias adicionales. Un abrazo y bendiciones desde su tierra natal.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2