×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
12 Mayo 2018 04:00:00
Querida Texana Molesta
QUERIDA ANA:

Vivo en Texas, así que mi carta con toda seguridad nadie de mis familiares que viven acá ni todas mis amistades van a leerla. Sin embargo, le escribo porque leo todos los días sus cartas desde acá, ya que hace dos años que estuve en Saltillo, invitada a la boda de una sobrina, en el periódico donde salió publicada la boda también estaba la carta que le escribían y su consejo, así que la leí y me gustó mucho y desde entonces las leo. Por ese motivo, de alguna manera para desahogarme, le escribo. Y también para que me diga si tengo razón o estoy equivocada. Le platico lo que sucedió.

Mi abuela falleció hace 15 días. Todos vamos al templo los domingos, pero como ella era asidua concurrente al templo y muy conocida del pastor, la quisimos llevar allí para sus honras fúnebres.

Pero cuál sería mi sorpresa que cuando todo terminó me dijo mi mamá que teníamos que pagarle 150 dólares al pastor y 150 al hombre que cantó durante la ceremonia.

¿Por qué los servidores de las iglesias esperan que les paguen por realizar unos servicios fúnebres o hasta en bodas y otras ceremonias? Estos dos hombres tenían más de 20 años de conocer a mi abuela y pienso que no sería una molestia para ninguno de los dos asistir a su funeral. Al pastor dirigir algunas palabras (que por cierto lo hizo de manera espléndida) y al cantante por cantar algunas alabanzas. Yo pensaba que ser miembro de la iglesia le daba a uno derecho al menos de unas palabras amables sin que la familia tuviera que juntar más dinero. Yo nunca cobraría por decir unas cuantas palabras acerca de alguien que he conocido y querido. Sería un honor y un privilegio hacerlo. ¿Usted qué piensa? Le voy a agradecer mucho su respuesta.

TEXANA MOLESTA

QUERIDA TEXANA MOLESTA:

Estoy de acuerdo en que es un honor y un privilegio celebrar un oficio para un amigo o una amiga, y también cantar en ese evento. Sin embargo el pastor o clérigo (o sacerdotes católicos) y también los cantores, prestan sus servicios “profesionales” y deben ser compensados. Además, debemos comprender que ellos viven de ello y de las ofrendas que dan los fieles. Como dice el dicho: “El que a la Iglesia sirve, de la Iglesia vive”. Eso no está escrito en ninguna parte, pero es un trabajo y todo trabajo debe tener su recompensa. No se sienta más molesta. Su abuela recibió un homenaje muy sentido y cariñoso. Eso es lo que importa. Ella debe estar feliz.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6