×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
20 Febrero 2018 04:00:00
Querida Triste Sola
QUERIDA ANA:

Tengo 24 años. Hace tres años tuve mi primer novio y duramos un año. Desde entonces no he tenido novio y ahora me gusta un muchacho. Hemos platicado muchas veces. Un domingo me invitó al cine y pensé que iba a pedirme que fuera su novia, pero no sé porque no lo hizo, porque ya tenemos mucho de conocernos y siempre me ha parecido que le gusto, aunque ahora pienso que no es así.

En la casa siempre ando de mal humor, no sé qué me pasa, quisiera tener novio y me desespero, pues se me están pasando los mejores años de mi vida. Mi mamá me dice que salga a pasear con mis amigas, pero casi todas tienen novio. ¿Qué pasa conmigo? No encuentro a quién interesarle. ¿Quién podrá quererme? Me siento sola, no salgo a ninguna parte, pues así sola ni ánimos dan. Espero que puedas ayudarme como lo haces con tanta gente todos los días. Gracias anticipadas.

TRISTE SOLA

QUERIDA TRISTE SOLA:

Me parece que estás pasando por una etapa un tanto depresiva, pero sobre todo te has formado una idea equivocada del noviazgo, pues tú consideras eso como un medio de tener a alguien con quién salir a cenar, a bailar, a divertirte, a tener compañía, pero tener novio es tener un compañero con quien compartir lo bueno y lo malo, cosas bellas, tristezas alegrías, en fin hacer unidos la jornada.

Al tener novio no busques un medio para divertirte, busca un compañero tal vez para toda la vida, pero no te desesperes, todo llega a su tiempo y en su oportunidad. En seguida leerás un poema muy bello, de amado Nervo, que se llama La Galera Sombría, y que pienso que en él se te dará la respuesta a esa impaciencia que parece consumirte.

ANA

LA GALERA SOMBRÍA

Si deseas que pronto, de tus mares se aleje
la galera sombría que te trae las penas,
ten paciencia y aguarda: la paciencia es el eje
moral y el gran secreto de las almas serenas.

La paciencia hizo al mundo, lo rige la paciencia;
el arte es una larga paciencia (¿y el amor?).
La cantidad más alta, la más profunda ciencia,
De una maravillosa paciencia son la flor.

Sé paciente y aguarda que fulgure tu día,
¿sabes tú si las perlas de la santa alegría
con que sueñas anidan en las heces del vino?
Bebe, pues todo el cáliz… No hay bonanza tardía
ni existencia que acabe sin cumplir su destino.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2