×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
07 Mayo 2018 04:00:00
Querido Admirador
QUERIDA ANA:

Mi esposa y yo nos llevamos muy bien casi siempre. Pero hemos tenido varias discusiones (sin llegar a pelear) sobre un asunto del que yo quisiera pedirle su opinión, pues tanto ella como yo leemos todos los días sus columnas y las comentamos siempre.

Tengo un buen trabajo y vivimos muy bien. Yo no soy lo que se dice dilapidador, pero cuando se trata de hacer un regalo, me gusta hacerlo bueno aunque cueste. Yo gozo siendo generoso, puedo darme ese lujo. Mi esposa no está de acuerdo con eso cuando se trata de dar regalos a nuestros parientes que no tienen el mismo nivel de vida que nosotros, pues ella cree que recibir regalos caros puede presentar para ellos una molestia o más bien un compromiso.

Y mi pregunta es: ¿debo regalar lo que yo quiero, o tomar en cuenta las necesidades económicas de estos miembros de la familia? Mi esposa piensa que debemos establecer cantidades estándar para cada ocasión. Dice que de ninguna manera lo hace por tacañería, sino que es sensible a los sentimientos de nuestros parientes, que pueden sentirse disminuidos al recibir regalos caros y no poder corresponder debidamente.

¿Quién tiene la razón Ana? Gracias por su opinión. Soy

ADMIRADOR DE SU COLUMNA

QUERIDO ADMIRADOR:

Lamento no estar de acuerdo con usted. Su esposa puede tener la razón. La carga de gratitud puede volverse pesada cuando una persona no puede corresponder al mismo nivel. Ya no discuta el asunto con ella. Simplemente los dos son diferentes en el nivel de sensibilidad. Y eso no es malo. Simplemente no son iguales en ello.

Gracias por darme a conocer su admiración por mi columna. Querido amigo, no merezco admiración, simplemente pongo toda mi atención, toda mi experiencia adquirida durante tantos años, y todo mi corazón en cada respuesta que doy a las dudas, consultas o preocupaciones de mis queridos lectores y queridas lectoras. Aprecio sus palabras en todo su valor.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6