×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
06 Junio 2018 04:00:00
Querido Capaz
QUERIDA ANA:

Soy un hombre de 38 años y no sé “qué quiero ser cuando sea grande”. Tengo un trabajo que me da para vivir con mi familia, pero no me gusta nada. En ratos hasta odio estar ahí. Cuando estaba en la preparatoria, a pesar de que es el momento de hacerlo, nunca me puse a pensar en serio en mi futuro. Ninguna carrera me atraía y no quería entrar en el negocio de la familia. Un tiempo me fui a Estados Unidos y estuve bien por una temporada, pero no quería quedarme allá para siempre y regresé.

Me casé con una gran chica que ahora es una gran mujer, sigue siendo mi esposa, no sé porque ha aguantado, y tenemos dos hijos maravillosos. Perdí el trabajo que tenía y tuvimos (y tenemos) problemas económicos, aunque mi padre me ofreció trabajo y me puse a colaborar con él por desesperación. Hace dos años regresé a la universidad y obtuve el título, asistiendo en la noche, después de 10 años que comencé la carrera. Pero no siento que esté preparado para hacer nada que valga la pena.

Como te digo, regresé a trabajar con mi padre, pero no estoy a gusto. Sé que soy capaz de hacer algo más y mejor. Estuve en unos cursos de pruebas vocacionales que sirven para colocación de empleo y allí me di cuenta de que no tengo aptitud para hacer lo que me interesa y estoy capacitado en algo que no me interesa.

Ana: ¿Cómo puedo salir de la trampa en la que estoy metido? Ayúdame con un consejo por favor. Lo voy a agradecer mucho.

CAPAZ-INCAPAZ

QUERIDO CAPAZ:

De ninguna manera quiero decirte “incapaz”. Debes pensar en positivo querido amigo. Si continúas pensando como lo has hecho hasta ahora y desde que estabas en edad de tomar decisiones, estarás de verdad “atorado en esa trampa” que mencionas. Regresa a donde tomaste el curso de pruebas vocacionales y pide consejo ahí. Debe ser un lugar donde pueden ayudarte. También quiero proponerte que te pongas en contacto con Leadership Training. Teléfono: (844) 229-0035. Si lo haces, jamás vas a arrepentirte de haberlos conocido. No te digo más. Será algo que te servirá toda la vida y vas a salir de esa “trampa” de vida en la que estás.

Quisiera que todos los que leen esta carta y se sientan perdidos, se comuniquen con esa institución. Les digo lo mismo que a “Capaz”. Me lo van a agradecer para el resto de su vida.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2