×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
29 Agosto 2017 04:00:00
Querido Doctor Adame
QUERIDA ANA:

Por la actual controversia en relación con la homosexualidad, considero oportuno e importante hacer las siguientes precisiones. Los sicólogos y siquiatras ya descartaron a la homosexualidad como enfermedad mental; la ansiedad, la depresión, la sicosis están relacionadas con un desequilibrio de neurotransmisores químicos en el cerebro, serotonina, catecolaminas, por ejemplo, mas no así la homosexualidad. Tampoco para esta se han encontrado alteraciones cromosómicas. El hombre homosexual tiene su cariotipo íntegro: 46 cromosomas, uno “X”, otro “Y”. La mujer lesbiana igualmente: 46 cromosomas completos, 2 de ellos “XX”. Igualmente, los homosexuales y lesbianas no tienen ninguna alteración orgánica ni fisiológica responsable de sus “preferencias” diferentes.El hombre homosexual tiene sus testículos normales que producen espermatozoides y testosterona normales, próstata y vesículas seminales, líquido espermático y eyaculaciones normales, y pene morfológicamente y erecciones normales.

La lesbiana cuenta con ovarios productores de estrógenos y óvulos normales, aptos para ser fecundados, útero normal, con menstruaciones normales, apto para albergar producto de la concepción por tiempo normal de embarazo, vagina normal para permitir penetración y depósito de semen. Sólo falta saber si en ellos y ellas hay algún gen mutado (alterado), responsable de sus “preferencias” diferentes. El Genoma humano está integrado por alrededor de 200 mil genes distribuidos en los 46 cromosomas. A la fecha se han encontrado sólo 4 mil enfermedades genéticas, entre ellas los más de 100 diferentes tipos de cáncer, por ejemplo los genes BRCA I y II para cáncer de mama y ovario, P 53 para cáncer cervicouterino, etcétera. Pero falta saber si en alguno de los demás genes aún no investigados, hay alguno responsable de la homosexualidad, porque los homosexuales afirman que es de nacimiento, no adquirida posteriormente.

Siendo así, el término “preferencias” está mal aplicado a esas inclinaciones diferentes, dado que preferencia es algo que se elige, algo que se escoge; el homosexual dice: soy hombre, pero no me gustan las mujeres, prefiero relacionarme emocional y sexualmente con hombres. La lesbiana dice: soy mujer, pero prefiero relacionarme emocional y sexualmente con mujeres, para satisfacción personal y de pareja, igual que las parejas heterosexuales, sólo que en estas, además se cumple con un fin natural muy importante, la procreación para la preservación de la especie humana.

Desde el punto de vista religioso, para los creyentes, todos, heterosexuales y homosexuales, somos creaturas de Dios y todos tenemos las mismas oportunidades de regresar a Él al morir, si en vida cumplimos sus Mandamientos o si nos arrepentimos si hemos fallado.

ATENTAMENTE. DR. DAVID ADAME BARAJAS. Genetista, Oncólogo. Radioterapia y Quimioterapia.

QUERIDO DOCTOR ADAME:

Su importante carta esclarece de manera científica, pero brillantemente comprensible para inexpertos o ignorantes del tema, como es el caso mío y creo que quizás el de la mayoría de los lectores de esta columna. Muchos tenemos ciertos “conocimientos” de este tema, ya sea por haberlo leído o escuchado, pero no de la manera como usted tan espléndidamente lo ha explicado.

Gracias muy amplias por haberse tomado la molestia y habernos dedicado su tiempo y su sabiduría para tratar este tema siempre interesante y tan controvertido. Saludos atentos.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



top-add