×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
19 Junio 2018 04:00:00
Querido Jazi
QUERIDA ANA:

Quisiera ver si le interesara publicar en su apreciada columna lo que leí hace años en un periódico, cuando era aún bastante joven y que me sirvió desde entonces a lo largo de mi vida. Ahora tengo 81 años y no sabe cuánto me fue útil conocer esto. Espero que encuentre con algún valor estas observaciones y si piensa que son buenas para sus lectores, decida publicarlas. Y quiero decirle que le agradezco el haberse esmerado tanto en su trabajo con el paso de los años.

JAZI

QUERIDO JAZI:

Por supuesto que publico sus aprendizajes a lo largo de su existencia. Este espléndido plan de vida es el detalle de una vida bien vivida y estoy segura de que mis lectores van a aprender de él. Gracias a usted y deseo que Dios le siga dando muchos años más de vida para futuras aportaciones. Aquí está:

ANA

VIVE Y APRENDE:

A los 18 años aprendí que las madres siempre saben qué es lo mejor para sus hijos, y a veces los padres también.

A los 20 años aprendí que el delito no paga, aun si está bien hecho.

A los 25 años aprendí que un nuevo bebé evita que la madre tenga un tranquilo día de ocho horas, y un padre tenga una noche de ocho horas de sueño.

A los 30 años aprendí que la fuerza es el encanto de un hombre y el encanto es la fuerza de una mujer.

A los 35 años aprendí que el futuro no es lo que heredas, sino lo que produces.

A los 40 años aprendí que el secreto de vivir feliz es no hacer lo que te gusta, sino que te guste lo que haces.

A los 45 años aprendí que la vida es 10 por ciento lo que te sucede a ti y el 90 por ciento como reaccionas a ello.

A los 50 años aprendí que un perro es el mejor amigo del hombre y el dogma de un hombre puede ser su peor enemigo.

A los 55 años aprendí que las decisiones pequeñas deben ser tomadas por la cabeza y las decisiones grandes por el corazón.

A los 60 años aprendí que puedes dar sin amar, pero nunca puedes amar sin dar.

A los 65 años aprendí que para gozar de una larga vida, uno debe comer lo que quiere después de haber comido lo que debe.

A los 70 años aprendí que la vida no es cuestión de tener las cartas buenas, sino también jugar una mala mano.

A los 75 años aprendí que mientras pienses que estás verde, continuarás creciendo, y tan pronto pienses que estás maduro, estás podrido.

A los 80 años aprendí que amar y ser amado es la mayor alegría del mundo.
Imprimir
COMENTARIOS



1 2 3 4 5 6 7 8