×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
20 Enero 2018 04:00:00
Querido L. R. M.
QUERIDA ANA:

Soy un hombre de 79 años. Siempre he caminado con una postura erguida, pero las cosas ya no son lo que fueron. Los años van cobrando su factura. Mis pasos ya son menos seguros y he perdido algo de estabilidad. Mi esposa me sugiere que use un bastón, pero para mí el bastón es señal segura de envejecimiento y me gustaría evitar usarlo por lo pronto si fuera posible.

Tal vez hay algunos consejos que pudiera ofrecerme a mí y a otros lectores con problemas similares, que puedan permitirnos desplazarnos con seguridad durante más tiempo. Le agradeceré mucho cualquier respuesta que pueda proporcionarme. Y quiero decirle que siempre leo las cartas que le escriben y las respuestas que les da me han parecido (con raras excepciones) muy acertadas. Por ello la felicito y ojalá pueda continuar con esta labor por muchos años más para que siga ayudando a tantas personas. Saludos.

L. R. M.

QUERIDO L. R. M.:

Gracias señor por sus conceptos a mi trabajo, que siempre lleva la intención de ayudar, apoyar o dar una sencilla guía a seguir. Respecto a su inquietud, creo que ella se aplica a muchas vidas y estoy feliz de responderle. Aquí tiene la respuesta que me pasó mi amigo el médico, pues sentí la necesidad de que me apoyara en una respuesta correcta.

“A medida que prolongamos nuestros años de vida, debemos prestar atención a que esos años adicionales sea productivos, llenos de felicidad y alegría. Tenemos conciencia de que a medida que envejecemos las cosas cambian y perdemos algo de fuerza. Pero es probable que se pierda más fuerza en las personas ancianas de lo que tendría que ser, simplemente porque la vida se vuelve más lenta y la actividad disminuye. La pérdida de fuerza muscular es más notable en las piernas que en los brazos, ya que continuamos usando nuestros miembros superiores incluso cuando estamos sentados. Por lo tanto, si no hay otras causas médicas o neurológicas, la solución puede residir en recobrar algo de fuerza en las piernas mediante ejercicios adecuados.

“Mientras que el ejercicio es útil para reducir el riesgo de ataques cardiacos, al aumentar la aptitud cardiovascular, puede también ser diseñado para aumentar la flexibilidad y la fuerza muscular. Al usar un programa completo que incluya ejercicios para desarrollar y mantener la fuerza, así como ejercicios aeróbicos de bajo impacto, puede recobrar la fuerza necesaria para caminar con mayor seguridad y equilibrio.

Más y más programas se están desarrollando justamente para personas como usted. Una llamada a su médico puede ser el primer paso para que sus piernas recobren firmeza y evitar el uso de un bastón (aunque no encuentro nada malo en usar uno)”.

Espero que la sugerencia del doctor pueda serle de utilidad.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6