×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
06 Agosto 2018 04:00:00
Querido Preguntón
QUERIDA ANA:

Le escribe un hombre de 69 años. Ahora soy abuelo. Y le quiero comentar y preguntar algo. Pero antes le diré que todos los días recibimos Zócalo en la casa y aparte de que mi mujer y yo leemos casi todo el periódico, leemos primero que nada las cartas que le escriben y sus respuestas. La felicito muy sinceramente.

Cuando yo era niño, la campaña contra el cigarrillo y la fumadera consistía en decirnos que si fumábamos se detendría nuestro crecimiento y nos íbamos a quedar chaparros. En esta época no escucho que se hable de ello. Por eso quiero preguntarle, ¿será cierto que el fumar realmente detiene el crecimiento? Si así fuera, ¿por qué ese mensaje no es difundido más fuertemente y más frecuentemente? Ojalá pudiera usted contestar a mis preguntas. Como le digo leemos sus cartas y mensajes y usted, no muy frecuentemente, pero sí periódicamente, incluye en su columna mensajes sobre este tema. Lo que le admiro, pues el tabaco es muy dañino. Yo sólo fumé cuando tenía como 13 años como para probar, incluso me hizo hasta regresar el estómago.

Otra pregunta que quiero hacerle es también relacionada con mi juventud. Nos decían que si besábamos a una muchacha que trajera una infección en sus dientes, se nos podía pegar. ¿Será verdad? Bueno. La saludo muy atentamente y le doy muchas gracias por su tiempo y su atención en contestarme.

PREGUNTÓN

QUERIDO PREGUNTÓN:

Me dio en mi pata de palo con el tema. He leído mucho sobre él y ahí va mi comentario. Crecimos aproximadamente en la misma época. En esos días, la asociación de fumar cigarrillos con el cáncer del pulmón y la enfermedad del corazón no estaba tan bien confirmada como lo está ahora. El crecimiento detenido palidece en comparación con esas consecuencias de fumar.

No sé si alguna vez haya sido probado que los jóvenes que fuman detienen su crecimiento. Puede hacer un caso teórico de que fuera verdad. El monóxido de carbono del humo del cigarrillo se adhiere tan fuertemente a los glóbulos rojos, que no pueden llevar el oxígeno que necesita el cuerpo para mantener la salud y el crecimiento. En todo lo que he leído, nunca he visto algo confiable acerca de eso. Pero de los terribles daños del tabaco en el cuerpo, no hay la más leve duda.

Y en cuanto a infectarse las encías por medio de los besos, me dice mi amigo el doctor que existen estudios que dicen que las enfermedades periodontales (de las encías) se pueden trasmitir por medio del beso. Felicitaciones por preferir Zócalo y gracias por leer mi columna. Saludos afectuosos.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2