×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
07 Agosto 2018 04:00:00
Querido Viejos Relegados
QUERIDA ANA:

Mi esposa tiene 91 años y yo tengo 93. Sabemos que ya somos viejos, pero nos aflige que los doctores tiendan a ver nuestros problemas y dolencias como debido a la vejez y que por eso no son dignas de tratamiento. Sé que muchas personas mayores son checadas y tratadas excesivamente, pero creo que lo contrario también sucede, como en el caso de nosotros. ¿Será una “epidemia” eso de que no nos hagan caso a los viejos? Esta carta me la está escribiendo un bisnieto en su computadora. Espero que vaya bien escrita. Gracias por su contestación.

VIEJOS RELEGADOS

QUERIDO VIEJOS RELEGADOS:

No quise contestar su carta con un punto de vista personal, porque es un tema que no manejo, y no quise equivocarme y usted pudiera pensar que también estoy “relegándolo”. Por ese motivo pedí a mi amigo el médico que no sólo me diera su opinión como en otras ocasiones, sino que él diera respuesta a su carta y aquí está su respuesta:

“Comprendo su preocupación y con mucho respeto y gusto me voy a permitir decirle lo siguiente: Por una parte, el proceso de envejecimiento trae consigo controvertibles e inevitables consecuencias, las cuales no enumeraré porque usted ya sabe cuáles son. En general estas consecuencias pueden ser tratadas juiciosamente con medicamentos, equipo especial (como lentes y aparatos auditivos) y terapias. Este fenómeno relacionado con la edad viene con el territorio de mi profesión, constantemente me esfuerzo por mantener la calidad de vida de una persona mayor sin ordenar exageradamente pruebas peligrosas, dolorosas o medicamento arriesgado.

“Por otra parte, algunas personas mayores parecen sorprendidas de que no pueden funcionar al mismo nivel que gozaban hace 20, 30 y hasta 40 años. Quieren verse y sentirse jóvenes y de alguna manera engañar al calendario. Esta actitud puede distraer a los doctores. Por ejemplo, tengo una paciente de 92 años que se presenta en mi consultorio una vez al mes para quejarse de que tiene manchas de la edad en su piel, que no puede salir a caminar sin su bastón y que tiene que elevar el volumen del televisor para poder escuchar bien. Repetidamente intento un tratamiento apropiado, pero se resiste tenazmente a reconocer que su cuerpo está deteriorándose por los años.

“Sé que este no es su caso ni el de su señora esposa, pero tiene razón, debe haber médicos que no saben lidiar con la gente mayor, pero hay otros que sí. Sin embargo, en ocasiones es difícil tratar a adultos mayores. Trate de buscar a un médico que se dedique a personas de su edad, como los geriatras. Esos especialistas son personas muy dedicadas y saben cómo tratarlos. Si prefiere a un médico general, no desista y sé que va a encontrar al médico que los atenderá como ustedes desean. Reciba un respetuoso saludo”.

Hasta aquí la respuesta de mi amigo el doctor, que tan amablemente me apoya y al que agradezco infinito su ayuda. Espero que sea de utilidad para ustedes esta respuesta. Lo saludo con afecto.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2