×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
02 Marzo 2018 04:00:00
Queridos Lectores
Me encontré por ahí, buscando cosas interesantes, pues siempre me ha atraído conocer más de cualquier cosa, o asunto o situación que me rodean, un artículo sobre el alcoholismo. Además, en algún tiempo estuve en contacto con un grupo de Alcohólicos Anónimos, y desde entonces simpaticé mucho con esos grupos que solamente buscan el bienestar y la rehabilitación de quienes han caído en la triste y dolorosa enfermedad del alcoholismo. Por ese motivo, decidí reproducirlo porque está relacionado con los fines que persigue AA. Desde la época en que traté con las hermosas personas que formaban ese grupo, asumí como una “misión”, por darle un nombre a mi propósito, de “colaborar”, desde mi sencilla posición dando a conocer el gran daño que hace al hombre, especialmente a los jóvenes, cualquier tipo de adicción, ya sea tabaquismo, alcoholismo u otras drogas. El artículo, que no es nuevo, pues lo encontré en un periódico extranjero de hace 15 años, dice así:

“Es no solamente posible, sino que es probable que el alcoholismo sea heredado y sea una anormalidad genética. A pesar de las opiniones que dicen que el alcoholismo no es una enfermedad física, muchos profesionales que trabajan con alcohólicos dudan de esta afirmación. Los cínicos han declarado que –si es una enfermedad– es la única enfermedad exitosamente tratada no haciendo nada.

“Sin embargo, la evidencia continúa acumulándose, indicando una predisposición genética y una probable anormalidad bioquímica en los alcohólicos. Hace varios años, estudios suecos encendieron un resurgimiento de interés científico en el abuso del alcohol. Estos estudios revelaron patrones provocativos entre los hombres y las mujeres nacidos fuera del matrimonio, que fueron adoptados en la infancia por no parientes.

“Primero, los hijos adoptados de padres alcohólicos, mostraron un cuádruple riesgo de abuso de alcohol comparado con los hijos adoptados de padres no alcohólicos, aun cuando los padres adoptivos no eran tomadores. Segundo, los hijos de padres no alcohólicos que fueron adoptados por adultos alcohólicos, no demostraron ningún riesgo más alto. Tercero, los gemelos idénticos tenían más alcoholismo que los gemelos fraternales, indicando una probable variación genética. Cuarto, los gemelos de padres alcohólicos manifestaron más abuso de alcohol, aun cuando fueron separados y uno fue criado por una familia abstemia.

“Los investigadores concluyeron que los hijos de alcohólicos tenían más riesgo de la enfermedad que los hijos de no alcohólicos, sin importar si los padres adoptivos eran o no tomadores.

“A un nivel bioquímico, a los abusadores de alcohol parece que les falta el mecanismo regulador para la saciedad de alcohol. Hasta ahora, ninguna anormalidad conclusiva ha sido identificada, pero se continúa con la investigación”.

Amigos que se inclinan hacia las bebidas alcohólicas: cuando se dan cuenta de las consecuencias que trae su adicción, y saben del sufrimiento que tienen y comparten con sus familias, ¿quieren que sus hijos sufran lo mismo?

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6