×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
01 Agosto 2018 04:00:00
Queridos Lectores
QUERIDOS LECTORES:

Leí en un periódico en Estados Unidos, un texto muy interesante que quiero compartir con ustedes. Está traducido por mí y además de las fallas que pudiera haber en tal traducción, he querido cambiarlo un poquito para adaptarlo a la manera de ser de nosotros los mexicanos. Espero que sea de provecho para ustedes pues tiene un contenido muy valioso, ya que son:

CONSEJOS PARA CONVIVIR EN CORDIALIDAD CON LOS DEMÁS

1.- No decir nunca todo lo que se piensa. Hablar siempre en voz audible, pero baja y persuasiva. Como se dicen las cosas cuenta más que lo que se dice.

2.- Es mejor no hacer promesas, pero si se hacen, cumplirlas siempre, sin importar cuál sea el costo.

3.- Nunca dejar pasar la oportunidad de decir a los demás una palabra bondadosa y hablar siempre bien de ellos. No dejar de elogiar un buen trabajo sin importar quién lo haya hecho. Y si se necesita crítica, ofrecerla con cariño, nunca con rudeza.

4.- Interesarse siempre por las personas que nos rodean, sus intenciones, su trabajo, sus familias. Alegrarse con ellos cuando son felices y llorar con quienes sufren. Darle importancia a todos los que se conoce, sin importar si son humildes o encumbrados.

5.- Estar alegres. No agobiar ni deprimir a quienes estén cerca con nuestros problemas o enfermedades. Recordar que todos traen alguna clase de carga, y muchas veces más pesada que la nuestra.

6.- Dejar que las propias virtudes o valores hablen por sí mismos, sin hacer alarde de ellos. Negarse a hablar del lado malo de los demás. Desalentar el chisme, pues además de ser una lamentable pérdida de tiempo, es sumamente destructivo.

7.- Mantener una mente abierta. Discutir pero no llegar a acalorarse y menos al altercado. Es un signo de mente superior poder discordar sin ser desagradable.

8.- Tener cuidado con los sentimientos de los demás. El ingenio y la burla a costa de otra persona puede hacer más daño del que jamás se sabrá.

9.- No prestar atención a las observaciones maliciosas o mal intencionadas y aún a calumnias. Pensar que la persona que llevó el mensaje puede que no sea el más perfecto. Dar a esas personas el beneficio del perdón.

10.- No esperar recibir el crédito por lo que se hace, aunque se merezca recibirlo. Seguir haciendo el bien y obrando bien sin ver a quien, aunque no se reconozca. Tener paciencia. Olvidarse de uno mismo y aceptar con gratitud que otros “se acuerden”. El ser reconocido es mucho más agradable de esa manera.

Espero que les sean de utilidad estos consejos que comparto con ustedes.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2