×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
23 Mayo 2018 04:00:00
¿Quién con autoridad moral?
Algunas veces se ha preguntado: ¿quién tiene autoridad moral para señalar tal o cual acontecimiento en una sociedad?

Roberto Newell, economista y vicepresidente del Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. (IMCO), hablaba de un tema por demás interesante y relacionado a la ética, honestidad y la moral, si se toma en cuenta que hoy en día estos conceptos han marcado la agenda pública en las entidades del país, y decía que las empresas más grandes y poderosas, refiriéndose a México por supuesto, tienen la obligación de negarse a mantener relaciones económicas y políticas con cualquier Gobierno federal, estatal o local, que esté implicado en prácticas corruptas. Lo que de alguna forma comenzaría a permear en la restricción de compras directas o sin licitación, tan cuestionadas en cualquier nivel de autoridad del que se hable.

La solvencia moral tiene su origen en cuestiones de carácter religioso, de valores, creencias, de ideales e, incluso, en prácticas juramentadas que acostumbran algunos segmentos de la población.

La moral es el respaldo que –por su trayectoria, trabajo, aporte a la sociedad o a la familia, la congruencia, pues –tiene cualquier persona para cuestionar la función, ya sea quienes laboran para el Gobierno, la academia, los grupos sociales, las empresas, sindicatos, comercios, por citar algunos ejemplos.

En el Diplomado Ética Pública y Corrupción, impulsado desde el Sistema Estatal Anticorrupción en Coahuila y que este fin de semana completará su quinta sesión, uno de los temas fue Conflicto de Intereses en el Sector Público y el Privado, donde el análisis principal era precisamente la ética y el compromiso de quienes forman parte del servicio público, los ciudadanos, empresarios y quien forme parte de una sociedad, incluyendo claro, a las compañías que son parte de la lista de proveedores de los tres niveles de autoridad.

Una frase que resaltó en las ponencias y que resume bien este asunto de la solvencia moral para decir qué está bien y qué no, es que “no todos los conflictos de intereses son actos de corrupción, ni que detrás de todo acto de corrupción, hay un conflicto de intereses”.

En la discusión de esta postura, y dentro del mismo diplomado impartido en la Universidad Autónoma del Noreste (UANE), se concluyó que la mayoría, sino es que todas las personas, tienen intereses relacionados a la carga cultural, de valores, amistades, afiliación partidista, religiosa, laboral, familiar, etcétera, lo que finalmente determina la tendencia que se tiene en la toma de decisiones, en determinar qué es ético y qué no es moralmente correcto hacer en cualquier ámbito. De ahí la pregunta: ¿Quién con autoridad moral?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6