×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
21 Agosto 2018 04:00:00
¿Quién le teme a Elba?
Se equivoca, de cabo a rabo, quien imagina, supone o cree que la profesora Elba Esther Gordillo regresara por sus fueros; falla quien cree que regresará al poder absoluto del magisterio.

Es decir, resulta ingenuo suponer que el presidente López permitirá que en su gobierno “crezcan los enanos” y le arrebaten una porción del poder, por pequeño que resulte ese poder.

Y es que sólo quien no conoce al presidente López –la historia muestra que no respeta la palabra empeñada–, puede suponer que es capaz de compartir la silla principal, el poder en un partido, en un gobierno o puede convidar el poder a quien hace no muchos años motejaba como el ejemplo vivo de la mafia del poder.

Y si dudan que el nuevo presidente mantendrá a raya a la profesora Gordillo, basta recordar que en ninguna de las dos apariciones públicas de la otrora poderosa lideresa –ayer lunes y el día que la exoneraron–, el Presidente López y sus estrategas se llevaron la nota.

La exoneraron cuando AMLO fue declarado presidente electo y reapareció en medios cuando arrancó la transición, en medio del abrazo entre Peña y AMLO. Es decir, los presidentes saliente y electo dieron un golpe mediático mayor al impacto que produjo en medios la reaparición de Gordillo.

Dicho de otro modo, “la profesora” y su familia deberán entender que la deuda del nuevo gobierno con la exlideresa ya fue pagada –con su liberación–, y que de ahora en adelante tanto el SNTE como la CNTE tendrán líderes a modo con el nuevo gobierno, no serán las viejas dirigencias sindicales.

Por eso, a nadie debe preocupar el regreso de la profesora Gordillo –quien a ciencia cierta nunca estuvo en prisión, sino en hospitales y espacios especiales–, ya que la antaño jefa del magisterio nada podrá hacer contra la reforma educativa.

¿Y por qué –en rigor–, nadie debe temer a la profesora Gordillo…?

Porque si Peña Nieto fue capaz de quitarla del camino en los últimos cinco años, el nuevo presidente será capaz de mucho más. Y eso lo sabe la señora Gordillo.

Lo cuestionable del tema, en todo caso, es la penosa sumisión de medios, periodistas, intelectuales y críticos del sindicalismo educativo y de la mismísima señora Gordillo.

¿Cuántos “profundos” reportajes, “sesudos” ensayos y hasta películas se presentaron contra la mafiosa lideresa del sindicato educativo.

Muy pronto, los medios oficialistas –La Jornada y Proceso–, harán el trabajo sucio contra la señora Gordillo –como hoy lo hacen contra los críticos del Presidente López–, y marcarán la línea que hará la diferencia entre el gobierno de López y la señora Gordillo.

Lo cierto es que la reforma educativa –igual que el AICDM–, será un señuelo engañabobos. Es decir, será sometida a una impostora consulta popular para justificar otra promesa de campaña incapaz de cumplir.

Y es que la promesa del Presidente López a los empresarios más influyentes del país es respetar la reforma educativa, respetar el nuevo aeropuerto, respetar la reforma energética… ¿lo dudan?

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2