×
Químico del Amor
Químico del Amor
ver +

" Comentar Imprimir
05 Febrero 2018 04:00:00
¿Quieres dejar la relación, pero no puedes?
Esta pregunta es enviada por un amigo de Facebook. La crisis de pareja es normal cada cinco a siete años. Hay discusiones intensas, inconformidad, la relación caduca y hay que renegociar para que superen este trance; luego sobrevienen otros cinco a siete años de felicidad. Es importante identificar si sólo es una crisis y se puede arreglar, o si tu pareja es inadecuada para ti y lo más sano es separarse.

Cuando la relación es un peligro para tu integridad física, como por ejemplo hay cachetadas, golpes, patadas, se arrojan objetos o destruye tus posesiones; estrella tu celular, daña tu automóvil, tu ropa, etcétera, sobre todo si estos hechos son comunes en sus discusiones. Esta es una relación enferma.

Otra característica de una relación poco conveniente es cuando sientes miedo de llegar 15 minutos tarde a la casa porque se va a molestar, tienes miedo de que te llegue un mensaje al celular porque eso activa los celos de tu pareja, salen a comer y si te sonríe el mesero (o mesera) tu pareja se pone celosa y la cita se arruinó.

Un aspecto más a revisar es la necesidad de control: todo está bien entre ustedes hasta que haces algo que a tu pareja no le gusta, como salir con tus amigos, tomas alcohol, te vistes con ropa que él o ella desaprueba; en resumen, quieres ser tú mismo, pero hay partes de tu personalidad que desa-prueba. Tienes que hacer lo que tu pareja cree que es correcto, porque de lo contrario se desata una pelea.

Cuando una relación es tóxica, uno de los dos invierte mucha energía, dinero, tiempo o sentimientos en hacer que funcione, pero sólo uno de los dos, al paso de los años, se siente cansado, inconforme, tiene enfermedades derivadas del estrés como neuritis, colitis, gastritis, dolor en el cuello o la espalda, etcétera, hasta adquiere deudas que por la mente nunca pasaron, se tiene más angustia y menos felicidad que cuando se era soltero.

Cuando amas demasiado justificas las carencias o abuso de tu pareja porque tu cerebro tiene un cambio químico llamado enamoramiento: baja la producción de serotonina y sube la de dopamina y noradrenalina, que favorecen algo llamado “efecto Romeo y Julieta”, que consiste en esforzarse demasiado. En esta etapa piensas que tu amor la va a cambiar y la justificas.

Comienzas a decir “es violenta (o), pero yo la (o) provoqué porque le contesté un mensaje a una / un compañera (o) de trabajo”, “es enojona, pero porque anda cansada (o)”, “es celosa (o), porque me ama y es su manera de demostrarlo”, “me agrede físicamente, pero después se arrepiente y me pide perdón, sólo se pone así cuando toma alcohol”, etcétera. En esta fase el amor es una adicción: siempre quieres más y no puedes detenerte.

La relación atraviesa tres fases: se enojan y se separan, después de un tiempo están tristes y se reconcilian, luego hay un exceso de felicidad que es el preludio del siguiente conflicto intenso.

La constante de la relación es la intensidad. Cuando se quieren, se aman mucho y cuando se odian también; la relación no tiene equilibrio, no hay punto medio, en las relaciones a largo plazo la constante es la estabilidad y la paz, no la intensidad.

No importa tu fuerza de voluntad, tu coeficiente intelectual, tu estrato social o grado de estudios, pues a nivel neurológico todos somos iguales al estar enamorados: “quiero a esa persona y no puedo dejarla aunque no sea feliz al 100% o me haga daño”. En ocasiones, la relación se puede rescatar y la persona sí cambia sus actitudes destructivas.

En cambio, cuando la relación es insostenible es como un gas venenoso: tienes que alejarte, no hay opción, pues entre mayor tiempo pases al lado de esa persona, más profundo es el daño que provocará en ti a largo plazo.

¿Quieres saber más? Facebook: el químico del amor. (En el muro encontrarás mucha información gratuita).

¿Quieres rescatar tu matrimonio? ¿Quieres regresar con tu ex? ¿Ya te cansaste de buscar el amor? ¿Quieres superar la ruptura? Separa tu cita al 844 1000 862.

Protege a tus hijos del suicidio por amor, embarazo no planeado, de un novio (a) violento (a) o adicto (a). Conferencias para escuelas y eventos privados.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2