×
Raymundo Riva Palacio
Raymundo Riva Palacio
ver +

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2017 04:08:00
Receta contra Donaldo
¿Cómo hacerle con un Presidente que se desmiente a sí mismo? ¿Cómo negociar con negociadores que carecen de empoderamiento? ¿Cómo lidiar con quien actúa con esquizofrenia y pasión? ¿Cómo tratar con una persona, súper poderosa, pero emocionalmente inmadura? Cómo enfrentar, pues, con Donald Trump, que todos los días juega apuestas con la Presidencia de Estados Unidos en la Oficina Oval. Con mano dura, dice el ex presidente Felipe Calderón. “Como dice el dicho, ‘con esta yunta hay que andar’”, subrayó. “Hay que intentar todas las herramientas. Creo que tenemos judiciales, comerciales, diplomáticas, políticas, mediáticas (para) poner todas en juego para defender. Más vale hacerlo hasta donde tope. No es una actitud valentona; es una actitud y hay que ponernos las pilas. Ojalá haya coraje y audacia en quienes están tomando esta serie de decisiones”.

Calderón abrió el abanico de posibilidades de negociación durante una reciente conversación en Radio Capital y Efekto TV, y sin mencionar directamente al presidente Enrique Peña Nieto o al canciller Luis Videgaray, el director de orquesta del equipo mexicano que lleva casi un mes enfrentando a un mercurial Trump, lleno de incontinencia retórica, que han buscado en estas semanas un enfoque tradicional y convencional en su trato con la Casa Blanca, estableció un espejo inopinado con su administración.

Como presidente, Calderón enfrentó un boicot a los transportes mexicanos en la frontera, en violación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La respuesta, discreta, fue imponer aranceles a casi un centenar de productos exportados por Estados Unidos.

Pero no fue una retaliación general. Calderón reveló –por primera vez mencionó la estrategia– que todos esos productos fueron seleccionado en los distritos de los legisladores que apoyaron el boicot a los transportistas mexicanos. El golpe quirúrgico los sacudió y no tardaron mucho en replegarse y permitir que los transportes cruzaran la frontera de Estados Unidos.

El diseño de la represalia jugó con las reglas en aquella nación, donde los electores sí juegan un papel decisorio, no sólo en las urnas, sino de presión a sus representantes en el Capitolio cuando se sienten afectados. Golpeando los distritos de los legisladores belicosos, se acabó el diferendo del transporte.

“En lo comercial no estamos mancos”, afirmó Calderón. “El tratado puede dar instrumentos de retaliación selectiva de acuerdo con el derecho que eliminen algunos flancos que son el soporte de Trump. Simplemente dejar de importar maíz amarillo para alimento de ganado. Vamos a importarlo de Argentina, de Brasil. Pongamos un arancel selectivo”. El Gobierno de Peña Nieto no ha estado en esa lógica. Ni en la actitud ni en el discurso ha enfrentado con energía a Trump.

Quien más directo ha sido es el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quien deslizó esta semana en una declaración soslayada en la opinión pública, que si no hay TLCAN, como amaga Trump, tampoco deberá haber cooperación en materia de migración y seguridad.

Poco se habla de esto, pero desde los 90, cuando el gobierno de Carlos Salinas puso a los agentes migratorios mexicanos a cerrar las rutas de tráfico humano que les indicaban en Washington, la colaboración entre los dos países en ese campo ha sido continua. Para Estados Unidos, México es un buffer state, un tapón para reducir la inmigración indocumentada entre el Suchiate y el Istmo de Tehuantepec.

Calderón ha cuestionado el conocimiento de Trump y su equipo sobre el papel que juega México en la seguridad regional. Mencionó, por ejemplo, el papel del Ejército en la disminución del narcotráfico a Estados Unidos por las carreteras mexicanas, y lo que sucedería si dejaran de patrullar. “Sí hay elementos enormemente valiosos para la seguridad nacional de los Estados Unidos”, dijo. “No quiero hacer un alegato de que somos tan importantes para ellos, como ellos para nosotros. Lo que no se sabe es que México sí es muy importante para los Estados Unidos”.

Calderón recordó dos momentos en ese campo durante su sexenio. Uno fue haber descubierto de que con nombres falsos se pensaba establecer la familia del dictador depuesto de Libia, Mohammar Gadafi, en México. El otro, cuando descubrieron que un iraní estadunidense había pagado un millón y medio de dólares a Los Zetas para asesinar en Washington al embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, Adel al-Jubeir, actual ministro de Relaciones Exteriores del Reino. Toda esta cooperación bilateral, sugirió, cesaría de darse. ¿Es tiempo de dar un ultimátum al Gobierno de Estados Unidos? “En México tenemos que poner todo sobre la mesa y hacer una negociación sensata en este tema”, atajó.

No es fácil. “El Presidente de Estados Unidos trae esta actitud abusiva del derecho”, recordó. “Cuando hizo un club de golf en Escocia y un vecino se negó a venderle su terreno, Trump le construyó una barda alrededor de su terreno y mandarle la factura de la barda. No ha pagado impuestos en más de una década que es un abuso o un fraude como decimos los abogados”. En el caso del muro fronterizo, “en qué cabeza cabe –dijo– que el vecino tenga que pagar su arbitrariedad construida en su propio terreno. El pago del muro es ilegal, injusto y sin fundamento, pero refleja mucho esta actitud arbitraria del derecho del Presidente de los Estados Unidos creo que es su perfil más peligroso”.

Calderón está por la mano dura sin dar manotazos, pero ni él ni ningún otro expresidente mexicano que lidió en crisis con Estados Unidos, ha sido consultado sobre qué se podía hacer. Hasta ahora, lo que sí ha hecho Peña Nieto, es actuar como ninguno de sus antecesores lo hizo.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add