×
Georgina Cano
Georgina Cano
ver +

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2017 04:00:00
Recordar y ser recordado
Está por concluir el mes y no quiero dejarlo pasar sin comentar queridos lectores una reflexión relativa al día de muertos. Me agradó ver en redes sociales fotos de altares: Muchas desde el altar hecho en alguna institución educativa, de gobierno o partidos políticos, hasta los altares hechos en casa para honrar al familiar que ha dejado de existir.

Tuve la oportunidad de ver en cine la película Coco, la cual recomiendo ampliamente y que también aborda el tema de la muerte y la familia.

Tema complejo es la muerte, muchas personas le temen, algunas otras hacen de ella burla y hay quienes la desafían. En el mes de noviembre la caracterizamos a través de las catrinas.

Mi hija de apenas siete años de edad constantemente me pregunta si todos vamos a morir y en particular si yo voy a morir, si ella va a morir, por qué mueren las personas y a dónde van o por qué algunas personas mueren antes que otras. Imaginen queridos lectores mi mente a mil tratando de darle la mejor respuesta y que una niña de su edad pueda comprenderlo y percibirlo de manera adecuada, espantar sus miedos y hacerle saber que la vida es única y que el tiempo que gocemos de ella debemos valorarla al máximo.

Además de valorar nuestra vida y hacer de ella siempre lo más positivo, me parece sumamente importante darle el valor a cada persona que forma parte de ella. Darle el valor brindándole tiempo de calidad, pensando en que no estarán aquí eternamente, que todos tenemos un plazo para existir y que todos desconocemos cuando ese plazo llegará a su final y que tal vez mañana sea muy tarde para una visita, una llamada o para expresar lo mucho que significan en nuestras vidas.

Conocer nuestro origen y que nuestros hijos lo conozcan también forma parte de las reflexiones que con motivo del día de muertos surgen. Las “calaveras” acerca de las personas y los altares permiten que tengamos mayor conocimiento sobre nuestros antepasados. Sin duda, saber de dónde venimos nos permitirá también valorar lo que hoy somos y hacia dónde vamos.

Es interesante escuchar historias de nuestros antepasados e inclusive las mismas historias pueden generar sentimientos distintos dependiendo de la edad en que nos son compartidas.

Particularmente recuerdo que mi abuelo platicaba sobre su experiencia de haber conocido a Pancho Villa cuando era niño, haber administrado un rancho en la sierra de Múzquiz y luego llegar a Acuña sin el menor interés de ir a vivir del lado americano; al contrario, siempre protestaba de los estadounidenses. Para él ser mexicano implicaba un muy grande orgullo y aun así la mayor parte de sus hijos emigraron a los Estados Unidos. Debo decir que a mi abuela si le latía el corazón por Estados Unidos ya que una buena parte de su familia ya radicaba allá.

Así, en cada familia hay múltiples historias, conocerlas y que nuestros hijos las conozcan y quieran tener más información sobre sus antepasados es honrarlos.

Está en nuestras manos el construir día a día nuestra historia. De lo que hoy construyamos depende si mañana seremos recordados, por quiénes y de qué manera.

Nuevamente les recomiendo a quienes no han visto Coco, véanla, vale la pena.

Facebook: Georgina Cano
Twitter: @GeorginaCano
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2