×
Héctor Reyes
Héctor Reyes
ver +

" Comentar Imprimir
22 Diciembre 2017 04:00:00
Recuerdos de Navidad
Una de las épocas mas esperadas por los seres humanos es la Navidad, en especial los niños la ansían con muchas ganas… por los regalos que trae Santa Claus el día 25 de diciembre.

Para un servidor, la Navidad siempre es de gratos recuerdos, dada la celebración en familia que se hacía, la mayoría de las veces, en la casa de los abuelitos, los papás de mi señora madre en Torreón, aunque algunas veces, “jalábamos”, la familia a la ciudad de las 3 mentiras, Valle Hermoso, Tamaulipas, ni es ciudad, ni es valle, ni es hermoso, pero qué buenos recuerdos tengo de esa localidad.

La Navidad es un momento excepcional para ver familiares que no viven en tu ciudad, y son las vacaciones “obligadas” dirían algunos jóvenes, para estar juntos en la cena del 24 de diciembre.

De pequeño, me corría la ansiedad por que llegará ese día y esa noche…

Fui educado en una familia católica, apostólica y romana, así que el ir a misa antes de la cena de Navidad era obligatorio, pero no era nada aburrido, dado que junto con mis hermanas y mis papáss, en especial con mi papá, la pasaba muy bien, ya que mi mamá se enfocaba más a estar junto con sus hermanas, en especial con mi tía Martha, no sé si rezaban juntas o estaban viendo al resto de las personas que acudían a la iglesia de Guadalupe, la cual está ubicada en la esquina de Hidalgo y Ramos Arizpe, en Torreón.

Esa iglesia me trae infinidad de recuerdos, dado que esta cerca de la casa de mis abuelos, ahí en esta temporada se colocaba un Nacimiento enorme, no sé si siga esa tradición, pero en lo particular a un servidor era una obra digna de ver y admirar.

Acabándose la misa, de regreso a la casa, unos a pie, otros en automóviles, si me tocaba irme a pie, me divertía ver los aparadores de las distintas tiendas o el “oler” los ricos sabores de los distintas taquerías laguneras, una delicia!

Llegaba la hora de cenar, de dar gracias a Dios por todas la bendiciones que nos dio en el año (aunque era cena de navidad, no toda la familia estábamos reunidos el último día del año, de ahí que dábamos las gracias)

Y llegaba uno de los momentos más esperados de la noche, comer el delicioso pavo que una de mis tías, “Vito”, hacia, un verdadero manjar!... no importaba que uno se manchara, que lo regañaran por sentarse mal, lo importante era comer rico!

Así, después de acabar con las dos piernas del pavo, la noche se acababa rápido… llegaba a su fin, llegaba la orden, o era el Señor Reyes o la Señora Soto, mis papás a dormir por que había que esperar a Santa!!!

Al día siguiente, aunque sólo hubiera un regalo en el pino de Navidad, ¡era el mejor día del año! Siempre voy a tener el recuerdo de esas mañanas en Torreón, con el desayuno al estilo de antes, el cual preparaba mi abuelita “Toñita”, una delicia. Para luego salir a jugar con el nuevo regalo, no había palabras.

La Navidad, yo creo que es eso que viví: convivir con la familia, ilusionarse y festejar.

Les deseo que esta Navidad sea inolvidable, que la pasen con sus seres queridos, disfruten estas fechas como yo las disfruto y disfruté de pequeño y ahora que veo a mis hijos hacer los mismo, entiendo que no me equivoco.

¡Felices fiestas!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2