×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
08 Julio 2017 04:00:00
Redes sociales
La llegada de nuevas herramientas que nos permiten comunicarnos hoy en día, nos coloca en un plano que se considera de gran avance en cuanto a tecnología se refiere.

Y hay mucha razón en ello si tomamos en consideración que hemos avanzado con gran rapidez, tanto que en broma o en serio se dice que las nuevas generaciones nacen con un chip
integrado.

Y es que cuando un adulto apenas está aprendiendo a manejar un programa, aparece otro más sofisticado y así nos vamos; aunque los jóvenes y qué decir de los niños, mueven, hacen y deshacen jugando….en principio, porque la diversión puede llegar a convertirse en algo peligroso.

Las mentes privilegiadas que crearon un nuevo concepto de comunicación, lo hicieron pensando –sin duda- en un beneficio colectivo; no considero que lo hayan hecho para perjudicarnos unos a otros.

Actualmente con una celeridad impresionante nos llega la información procedente de cualquier parte del planeta en el momento preciso en que suceden los acontecimientos.

Eso resulta algo verdaderamente extraordinario; disfrutamos –cada quien en sus gustos y preferencias- a través de las redes, todo aquello que nos interesa. Realmente es algo maravilloso ver a los nietos y escucharlos cuando se hace un enlace. Disfrutamos sus vacaciones, sus experiencias en los lugares que visitan.

El saludo cariñoso, los besos que nos envían y que atrapamos para guardarlos en un lugarcito especial de nuestro
corazón.

Hoy, no importa mucho la distancia si existe la facilidad de estar comunicados.

Sin embargo, el criterio con que manejemos cualquier situación hará la diferencia. La responsabilidad que se imprima en nuestras acciones será el resultado bueno o malo.

Aplaudimos la llegada de una nueva forma de comunicación. Eso no quiere decir de ninguna manera que todo sea perfecto.

Lamentablemente se está viendo que no todo lo que nos llega a través de la red es información veraz, que existen personas que están aprovechando la buena fe, la necesidad o diversas situaciones para cometer acciones donde la ética y la moral desaparecen.

En la red podemos encontrar la publicidad de firmas reconocidas, ya sea de laboratorios con productos de belleza de calidad pero también tenemos productos marca “patito” que prometen cambios que nunca llegarán. Aún así, habrá quien se arriesgue a probar las fórmulas “mágicas” en el desesperado intento, especialmente algunas mujeres, por conservar la juventud que prometen quienes manejan su publicidad sin el menor escrúpulo ni respeto alguno.

La oferta no queda únicamente en cremas faciales que harán el milagro a quien la adquiera, de conservar la belleza eternamente, no, sino que está yendo más allá.

Mujeres, en busca de tener una figura esbelta, se arriesgan con productos que alguien les recomienda porque lo vieron en la red o porque a ellas, la publicidad engañosa las
“atrapó”.

El resultado no siempre es el deseado, como el caso muy comentado en los medios, de una mujer joven que murió a causa del producto que compró al parecer sin control médico. ¿Cuántos casos como ese habrá y aún no nos hemos dado cuenta?
Los riesgos por supuesto existen en las redes sociales y no está únicamente en lo que se encuentra de dudosa procedencia, sino también en lo que está afectando a niños y jóvenes de cualquier parte del planeta.

A través de juegos, niños y jóvenes se enfrascan en una aventura digital con imágenes perversas que los introducen en situaciones complicadas y de gran riesgo. Los retos son cada vez más grandes y peligrosos. ¿Por qué ha aumentado el suicidio en jovencitos? ¿Quién supervisa a ese sector de la sociedad? ¿A dónde los está conduciendo la falta de atención? Ante todo ¿A quién responsabilizar? Si ni siquiera se están tomando en consideración las señales de alerta que se emiten en casa con el comportamiento de los hijos.

Lo importante de los avances tecnológicos es aprender a utilizarlos con responsabilidad. Nada es totalmente malo si empleamos el aprendizaje o los conocimientos para el fin deseado. Entendamos que la maldad existe y las personas malvadas también: aprendamos a distinguir entre el bien y el mal analizando lo que en la red se nos ofrece.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2