×
Armando Fuentes Aguirre
Armando Fuentes Aguirre
ver +
Es un escritor y periodista nacido el 8 de julio de 1938 en Saltillo, Coahuila, México, siendo hijo de Mariano Fuentes Flores y Carmen Aguirre de Fuentes. Es famoso por su humor, el que ha plasmado en su obra escrita. A los quince años de edad obtiene la licencia de locutor de radio. Abogado por la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila, es maestro en Lengua y Literatura, así como maestro en Pedagogía, por la Escuela Normal Superior de Coahuila.

" Comentar Imprimir
18 Noviembre 2010 05:10:31
Reformas
El jet iba a hacer un aterrizaje de emergencia. La ingenua muchacha le dice a su compañero de asiento: “Perdone usted, señor: Efectivamente, oí el aviso de que hay que poner la cabeza entre las piernas. Pero creo que cada quién en las suyas”... El conferencista hablaba de los agujeros de ozono. Babalucas, que seguía con gran atención la conferencia, se inclina de pronto hacia su compañero y le dice: “Me estoy aburriendo’’. “¿Cómo? -se extraña éste-. Me pareció verte muy atento’’. “Sí, -reconoce Babalucas-. Pero es que al principio creí que Ozono era el nombre de una mujer de oriente’’... Pirulina y su novio Pitoniel iban a contraer matrimonio. Les pregunta el oficial del Registro Civil: “¿Traen sus actas de nacimiento, su examen médico y demás documentos necesarios?’’.

“No traemos ningún papel’’ -responde Pitoniel. “Entonces -dice el oficial-, no puedo casarlos. Vengan el lunes con su documentación en regla’’. Pirulina, muy afligida, le pregunta: “¿Y no nos puede decir algunas palabritas que nos sirvan al menos para el fin de semana?’’... El zoológico del pueblo recibió un canguro en donación. Como sabía que los canguros saltan muy alto, el director le hizo poner una cerca de 3 metros de altura. Al día siguiente el canguro fue encontrado vagando por el parque. Lo regresaron a su lugar, y le pusieron una cerca de 5 metros de alto. Por la mañana el canguro andaba otra vez afuera, muy feliz. El director ordenó que la cerca fuera de 10 metros. Inútil: De nuevo el canguro se escapó. Desesperado el director llamó al especialista en canguros.

Le pregunta: “¿Cuántos metros de altura debe tener la cerca para que el canguro no se salga?’’. Responde el australiano después de inspeccionar el sitio: “Podrían hacerla de 50 kilómetros de alto; pero mejor sería que alguien cerrara la puerta’’... El dueño del cine se quejaba con su distribuidor. “¿Cómo voy a pasar esa película? -le reclama-. ¡Es de hace 10 años!”. “En efecto -reconoce el distribuidor-. Pero se exhibió solamente en autocinemas, de modo que nadie la vio”... Me pregunto si alguna vez se llevarán a cabo las reformas que urgentemente necesita nuestro país para ingresar en eso que se llama “la modernidad”. Los desacuerdos de los diputados están frenando el desarrollo nacional, y ponen trabas a su progreso. Arrastramos grandes vicios del pasado, y no podemos remediarlos porque los llamados representantes populares miran más por su propio interés, y el de sus partidos, que por el bien de la República.

Hay quienes piensan que sólo cuando el Presidente y la mayoría en la Cámara Baja pertenezcan al mismo partido será posible que tales reformas se produzcan. No sería necesaria esa coincidencia si la clase política pusiera por encima de todo interés el de la comunidad nacional. Supongo, sin embargo, que para eso se requiere una madurez y una altitud de miras que nuestros políticos están muy lejos de tener. Ellos no hacen política: Lo suyo es la politiquería, y de sus tejemanejes, tendientes sólo a conseguir poder y lucro, no puede salir nada que favorezca a México. Así seguiremos mientras los diputados no sean verdaderos representantes de quienes los eligieron, en vez de ser instrumentos dóciles de su facción. Le pregunta el niñito a su papá: “¿Por qué te casaste con mi mami?”.

“¡Por tu culpa” -responde el señor, mohíno. Doña Balena, señora de abundantes carnes, fue examinada por un médico. Le informa el facultativo a la robusta dama: “Tiene usted inflamadas las meninges”. “No, doctor -replica ella-. Así se me ven cuando estoy sentada”... El preocupado marido le dice a su mujer: “Quiero esforzarme, Avidia, para que tengas una plena satisfacción sexual. ¿Qué puedo hacer?”. Responde ella: “¿Por qué no te vas de la ciudad un par de semanas?”... FIN.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2