×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
22 Noviembre 2016 04:00:00
Reino de justicia
Andrés Manuel López Obrador no tuvo problemas para lograr la aprobación de los Lineamientos Básicos del Proyecto Alternativo de Nación en el Segundo Congreso Nacional Extraordinario de Morena en Azcapotzalco. Si bien participaron unas 5 mil personas, los militantes aprobaron el proyecto por unanimidad tras un voto a mano alzada.

Si bien ya no promete la república amorosa sino el reino de la justicia y la fraternidad, no hay muchas diferencias con sus proyectos previos. El candidato perenne a la Presidencia señala que la fuerza de Morena “radica en su autoridad moral” ya que es el “único partido independiente de la mafia del poder y, por esa sencilla razón, es el instrumento más confiable y eficaz para enfrentar el principal problema de México: la corrupción política”.

Muchos de los puntos que propone son simples lugares comunes: “Se establecerá una auténtica democracia. nada ni nadie estará por encima de la ley”, “nuestra propuesta es acabar con la corrupción, no sólo reducirla, sino erradicarla por completo”. Otros implicarían cambios importantes, como eliminar el fuero para que el presidente pueda ser juzgado por corrupción. Si esto castigara la corrupción, podríamos aplaudir, pero lo más probable es que lleve a una constante inestabilidad política con golpes legales como el que derrocó a Dilma Rousseff en Brasil.

López Obrador dice que hará una consulta popular para determinar si mantiene las reformas estructurales, aunque apunta que él se opone a ellas. Ofrece mantener los equilibrios macroeconómicos y una baja inflación, así como respetar la autonomía del Banco de México, pero propone políticas que apuntan en dirección contraria.

Reitera que el desarrollo del sector energético debe centrarse en la construcción de refinerías, aunque los especialistas apuntan que es mejor impulsar el petróleo crudo porque sus márgenes son mayores. Añade que bajará por decreto los precios de las gasolinas, el gas y la electricidad y que subirá los subsidios al campo, medidas que costarán mucho y harán daño en vez de ayudar.

Dice que cancelará el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, a pesar de la inversión ya realizada, y construirá dos nuevas pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía para usarlo con propósitos civiles. Mantiene la idea de construir trenes de pasajeros de alta velocidad de la Ciudad de México a la frontera de Estados Unidos, pese a que los proyectos resultarían terriblemente caros y no serían rentables, por lo que requerirían de un fuerte subsidio que beneficiaría principalmente a una población acomodada. Propone aumentos artificiales en los salarios y repartir becas y subsidios para millones de estudiantes a un costo de más de 100 mil millones de pesos al año, pero también duplicar las pensiones a adultos mayores y garantizar para todos atención médica y medicamentos gratuitos. ¿Costo? Quién sabe.

Un gobierno de López Obrador cambiaría la estrategia para combatir la inseguridad. “El eje fundamental será la mejoría en las condiciones de vida y de trabajo”. Nadie objeta las políticas que mejoren las condiciones de vida, pero la idea de que la inseguridad es producto de la pobreza es simplemente falsa.

Andrés Manuel, quien será candidato a la Presidencia por tercera ocasión, ofrece a los mexicanos el reino de la justicia y fraternidad en la tierra sin ningún esfuerzo. No sorprende que le vaya bien en las encuestas.

Absolución

“El aborto es un crimen grave, porque pone fin a una vida humana inocente”, dice el papa Francisco. Por eso la absolución tenía que ser otorgada por un obispo. Francisco, sin embargo, ha decidido que un sacerdote común puede absolver en confesión por este pecado.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add