×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
20 Mayo 2018 04:00:00
Relato de un venezolano en el exilio
Queridos amigos: es un gusto saludarlos siempre, deseando que se encuentren gozando siempre de salud y unidos en familia, que es lo más amado sin duda. Qué lamentable, qué desgarrador es cuando se tiene que dejar la patria por cuestiones ajenas y fuera de nuestro total alcance. Hoy les comparto una historia para ser empáticos, reflexivo y atesorar a nuestro México querido, cuidarlo con nuestras decisiones y actos todo lo que hay en él, lo más preciado la paz de nuestras familias.

Transcurría el año 1992 cuando aún era estudiante universitario, época en que no existían carencias alimentarias ni de salud, en un país próspero impulsado por el auge de la explotación petrolera; sin embargo, se percibía el descontento de los grupos menos favorecidos por la evidente corrupción, el despilfarro económico y la creciente desigualdad de la distribución de las riquezas.

Esta forma de hacer política a finales de la década de los 80 creaba la necesidad de la llegada de un mesías que resolviera los problemas económicos de la población menos favorecida. Este sentimiento fue capitalizado por el entonces comandante Hugo Rafael Chávez Frías, quien logró convencer a varios de sus compañeros con sus ideas revolucionarias que tenían como objetivo recuperar la República de las manos de los corruptos.

En febrero de 1992 se materializó el rumor existente en la población sobre un inminente golpe de estado, surge un alzamiento liderado por Hugo Chávez, donde se masacraron militares y civiles en el afán de tomar el poder por la fuerza, el intento fue fallido, todos fueron capturados y apresados en una cárcel militar. Pude observar cómo los aviones militares arremetían contra una guarnición militar de la ciudad donde estudiaba.

Su padrino, el señor Rafael Caldera Rodríguez, Presidentede la República de Venezuela entre los años 1994 y 1999 lo indulta al poco tiempo de su llegada a la Presidencia y ahora esa esperanza para algunos se encuentra en la actividad política y con su habla envolvente logra convencer a muchos venezolanos, incluyendo a grandes empresarios con su proyecto revolucionario.

Promete ayuda económica a la población menos favorecida, mejora educativa y en salud, apresar a los corruptos, vender el avión presidencial, eliminar los guardaespaldas de todos los senadores y diputados, además de reducir el sueldo de todos los directivos de las dependencias gubernamentales.

Llega a la Presidencia en 1998 con un margen ampliomde aceptación, restructura todo, la gente comienza a recibir los apoyos económicos y deja de trabajar, vende el avión presidencial, retira los guardaespaldas de senadores y diputados e inicia los trámites para reformar la constitución; no obstante, compra un nuevo avión presidencial, duplica los guardaespaldas en su círculo de confianza y comienza a tener diferencias con quienes lo apoyaron, se inician persecuciones, interviene a la empresa estatal de petróleos y el Banco Central de Venezuela, expropia las empresas, tierras y ganaderías que mantienen el aparato productivo, en 2002 se intensifican los conflictos, surge un paro petrolero, Chávez es obligado a renunciar y mientras se decide a cual país exiliarlo, surge una negociación con militares, regresa a Miraflores, se intensifican las persecuciones, le hace creer al pueblo que “ser rico es malo” en su afán de igualdad para todos sin importar qué hayas estudiado, se premia a los militares con ministerios, se inicia una fuga al exterior de personal calificado que se acentuará en los siguientes cinco años, cuando propone que la patria potestad sobre los hijos debería ser del Estado, muchos venezolanos migran a países donde no conocen a nadie, por lo menos, en mi caso, fue una situación difícil, pero bendecido de poder cumplir con todas las exigencias del Estado mexicano para poder residir en la República y ejercer según lo estipulado en la ley. Culpa al imperio de todos los males que acontecen con la fallida revolución y no se da cuenta que la mala gestión y el personal poco preparado es la razón de la caída en la producción petrolera, reduciéndose los ingresos y la capacidad de pago con sus acreedores, recurriendo a las reservas de oro que mantienen el valor de la moneda, ocurriendo una gran devaluación que se acrecienta hasta el día de hoy.

Hoy en día soy mexicano y veo con tristeza en lo que han convertido a Venezuela, 20 años después es un país sumido en la miseria, con un pueblo más empobrecido, con carencias en lo más básico: alimentación, medicamentos, problemas de vivienda, servicios e inseguridad. Es un país donde el Gobierno controla todo, ellos son los ricos, los dueños de casi toda Venezuela, con una corrupción superior a la de 1998, involucrados en el narcotráfico y sus familiares o los que ostentaron cargos de alto nivel o se beneficiaron del control cambiario, viviendo en el extranjero con el derroche del dinero sustraído de Venezuela.

Sin duda, queridos amigos, se me hace un nudo en la garganta pensar que nosotros podamos llegar a vivir esta tragedia y otras más si no actuamos con cautela en nuestras futuras decisiones. Hay un refrán que dice “Estábamos mejor, cuando estábamos peor”… Agradezco infinito la confianza y que Dios bendiga a toda tu familia de aquí y de allá, hermano venezolano.

Les dejo un abrazo amigos queridos, su amiga Verónica, Diosito por delante.

Consultas
Previa cita
(844) 227 7066
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2