×
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
28 Julio 2018 04:00:00
RENDICIÓN DE FRANCISCO VILLA
Al empezar la decadencia de Francisco Villa, el guerrillero, ya cansado, buscó pactar con el Gobierno y vivir en paz. Hubo varios intentos, pero el definitivo se realizó cuando llega a la presidencia de la república don Adolfo de la Huerta, quien nombró como su representante al Ing. Elías Torres, para que gestionara con Villa sobre su rendición saliendo en su busca. Villa sale de Parral, asalta el tren que iba a Ciudad Juárez, cruza a caballo el bolsón de Mapimí sin rumbo fijo, haciendo marchas forzadas en pleno verano y faltándole el agua, hasta que el 27 de julio de 1920, cae de improviso en Sabinas, Coahuila, a las 5 de la mañana, llegó por el camino viejo que conducía al mineral de Las Esperanzas, cruzó el río Sabinas a la altura de la avenida 5 de Mayo, continuó por la margen izquierda hasta el puente de ferrocarril y tomó por sorpresa el cuartel militar, envía un telegrama al presidente De la Huerta, invitándolo a una conferencia.

El presidente envió al general Eugenio Martínez a Sabinas y juntos levantaron un acta el día 28, donde se pactó que Villa deponía las armas para retirarse a la vida privada, El gobierno federal le cedía en propiedad con los requisitos legales, la hacienda de Canutillo. Se le autorizó una escolta de 50 hombres que Villa designaría y que dependerían de la secretaría de guerra y marina, quienes pagarían sus haberes. Esta escolta no podría ser removida ni podría distraérsele de su único objetivo que es la seguridad personal del general. El resto de las personas a su mando, se les pagaría el importe de un año de haberes según el grado que ostentaran y se daría en propiedad algunas tierras que ellos indicaran para que se dediquen a trabajar. A quienes desearan continuar la carrera de las armas se les incorporaría al ejército nacional.

El general Villa declaró bajo protesta no tomar las armas en contra del gobierno, ni contra sus compatriotas y el general Martínez velaría por el cumplimiento de estas garantías. Documento que es firmado en la casa ubicada en avenida Reforma número 60, esquina con Gómez Farías, hoy Emilio Carranza y la vía férrea a Nueva Rosita, propiedad del señor Lamar, en donde se instaló, junto con una extensión telegráfica. Al momento de firmar, se rindió un general de división, en este caso Francisco Villa, un general de brigada, don Lorenzo Avalos, 7 brigadieres, 23 capitanes primeros, 33 capitanes segundos, 34 tenientes, 41 sub-tenientes, 31 sargentos primeros, 33 sargentos segundos, 14 cabos y 480 soldados.

El gobierno le ofreció un tren hasta Parral, que Villa no aceptó, regresando a caballo. En Sabinas, permaneció 3 días, siendo atendido por el alcalde don José María Treviño. Cuando partió su contingente se formó en columna de cuatro por la calle de Ocampo, frente a la acequia, desde la avenida Puebla, hoy Epifanio Ramos, hasta la de Reforma, hoy Emilio Carranza, salió por la avenida 5 de Mayo. Todo el pueblo salió a despedirlo y es un deleite que el municipio de Sabinas, recuerde este evento, que ya es parte de la historia (Historia Gráfica de la Revolución Mexicana, Archivo Casasola).
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2