×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
13 Agosto 2017 04:00:00
Represión, signo inequívoco de desesperación
Han pasado ya más de dos meses desde que se llevó a cabo la Jornada Electoral para renovar en el estado los cargos de gobernador, diputados y alcaldes en los 16 distritos y 38 municipios.

Fecha histórica ese 4 de junio, pues histórico fue también el fraude más grande que los coahuilenses hemos atestiguado, en la época moderna de está débil democracia que vivimos.

Tras tan evidente atentado, seguidores de moros y cristianos, nos sumamos en torno a un mismo grito de reclamo: #CoahuilaDigno.

Este movimiento agrupa sin distingo a quienes frente a ese proceso de renovación electoral apoyamos expresiones de oposición representadas, lo mismo en partidos políticos que en candidaturas independientes.

Y así es como poco a poco estos apoyos, que crecen día a día sumados a quienes originalmente postulamos a Memo Anaya como candidato a la gubernatura de Coahuila, hemos logrado taladrar hasta llegar a detonar las alarmas del centro de operaciones del candidato del sistema.

La razón es muy simple. La anulación de la elección a gobernador es inminente.

Y más allá de que en la capa externa se esté trabajando arduamente para confundir a los ciudadanos bajo una campaña de “inicio de transición gubernamental” por otro lado en el espacio no visible para todos su verdadera estrategia se está dirigiendo a una nueva campaña de desprestigio hacia el ex candidato del PAN y líder del movimiento #CoahuilaDigno.

El pasado viernes la SecretarÍa de Gobierno, ordenó a instancias judiciales y de procuración de justicia, realizar cateos a las que en su oportunidad fueran casas de campaña del candidato del PAN.

Estas acciones se dan sin una justificación real y ante el evidente uso del aparato gubernamental buscando llevar al plano legal lo que, es claro, no tiene otro propósito que el ejercicio del brazo represor.

El resultado hasta los últimos minutos del día viernes al concluir las diligencias ya mencionadas, por supuesto, fue con saldo blanco para la causa del abanderado de la oposición de coahuilenses.

Sin embargo, no debemos dejar de difundir esta situación y aclarar a la ciudadanía que el único reproche que el “sistema” puede hacerle a Memo Anaya, es que dentro de muy poco habrá de ser depurado y sometido a un proceso de fiscalización que no podrá resistir más mentiras.

La nulidad de la elección está más cerca que nunca, está tan presente en el ánimo de los que se alzaron con una victoria ficticia, que ahora que estamos a punto de llegar al final del muelle y “su” piso se acaba, su única vía es la represión, y ésta aparece como signo inequívoco de “su” desesperación.

Lariza Montiel Luis
Sígueme en redes de Facebook y Twitter @LarizaMontielLuis
Imprimir
COMENTARIOS



top-add