×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
30 Agosto 2017 04:00:00
Revolución artística
Hay muchos temas que no tienen una sola interpretación, que pueden significar cosas completamente diferentes a cada persona. Uno de estos temas es el arte. Como podemos saber, no existe una sola definición para esta palabra; sin embargo, sí podemos concordar en algunos aspectos. Arte es todo aquello que es bello, significativo y, además, crea o cambia emociones y sentimientos en nuestro interior. A pesar de que sirve como una forma de expresión y de reflejar lo que vivimos y sentimos, el arte es subjetivo. Las formas de expresión en nuestro país no son la excepción. Sabemos que México es un país rico en cultura, y siempre lo ha sido. Desde antes de la Conquista hasta la actualidad, en el territorio azteca se desarrollaron trabajos de enorme valor artístico. Los mexicanos hemos sabido expresar nuestro sentir y nuestra vida a través del tiempo y épocas históricas que hemos pasado.

Un claro ejemplo es el movimiento del muralismo mexicano, el cual se dio durante el siglo 20. Artistas como Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros demostraron que a través de la expresión artística se pueden lograr grandes cosas. Los trabajos de los artistas ya mencionados fueron desarrollados durante y después de la Revolución. Ellos utilizaban murales para representar los ideales de la Revolución Mexicana; cómo era el pasado, su punto de vista del presente y los ideales del futuro. La política y el arte fueron dos de las perspectivas del movimiento revolucionario.

Después de 1910, México vivió un renacimiento cultural, una situación que inspiró a los artistas mexicanos a desarrollar un nuevo lenguaje artístico. Este nuevo lenguaje, influenciado fuertemente por las ideas políticas y movimientos sociales vigentes en el momento, dieron un nuevo sentido de identidad a todas las personas. La nueva identidad fue, al mismo tiempo, fuertemente influenciada por Rivera, Orozco y Siqueiros; Los Tres Grandes, a pesar de las diferencias ideológicas que existieron entre estos tres personajes. La razón fue que sus trabajos artísticos representaban una mezcla de las culturas españolas y aztecas; la manera ideal de plasmar la historia de aquellas personas que estaban cansadas del elitismo colonial y revolucionario y buscaban una mayor representación social. Este movimiento tuvo un resultado adicional: abrió un espacio al diálogo para combatir las injusticias sociales.

Una vez que analizamos el movimiento muralista mexicano del siglo 20, podemos concluir que el arte siempre ha sido, y será, una fuerte influencia sobre las personas y la política. Las personas podemos entender el lenguaje artístico, ya que representa las situaciones que vivimos, nuestro día a día, y así podemos sentirnos alentados a mejorar nuestro entorno. Este tipo de legado no debe ser pasado por alto, especialmente en nuestra sociedad. Vivimos en un entorno en el cual los problemas han evolucionado; sin embargo, es posible solucionarlos. Considero que el arte, abarcando las diferentes áreas que lo conforman, es un medio fundamental para desarrollarnos de una manera integral y lograr la sociedad por la que hemos luchado. No olvidemos que una revolución no requiere ser violenta. Si realmente queremos revolucionar, hay que empezar con nosotros mismos, expresarnos, compartir ideas y abrir un espacio propicio al diálogo. Si hace poco más de 100 años lo lograron, ¿qué nos lo impide en la actualidad?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2