×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
26 Enero 2019 04:00:00
Robar es delito
Una semana ha transcurrido ya de la tragedia que ha enlutado hogares pero también los corazones de los mexicanos. Nadie ha podido sustraerse al dolor que implica un siniestro como el ocurrido en la pequeña comunidad de Tlahuelilpan en el estado de Hidalgo.

Como siempre sucede, después de una calamidad vienen los señalamientos, las justificaciones, la búsqueda de culpables. En una tragedia de la magnitud de la explosión en un ducto de PEMEX, no se justifica el robo, mucho menos los señalamientos a miembros del ejército.

Una vez más, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, hace señalamientos en contra de las Fuerzas Armadas. Van a investigar el por qué no actuaron los militares que acudieron al lugar, cuando en el audio se escucha perfectamente que piden a la gente que se retire del lugar.

Nadie hizo caso de la advertencia. Además, seamos realistas, el número de personas robando el combustible, superaba a los militares.

No se trata de hacer señalamientos a lo tonto, venga de donde venga, como tampoco es correcto que el gobierno pretenda justificar el hurto, diciendo que quienes roban lo hacen “por necesidad”.

Es inaceptable que a unos se les trate de defender de alguna manera y a quienes cumplen con su deber se les señale, haciéndolos blanco de agresiones por parte de verdaderos delincuentes.

Ahora resulta que la delincuencia, la que roba el patrimonio de los mexicanos, aquellos individuos que conforman las mafias de cuello blanco y que se han enriquecido robando sin que nadie los haya detenido, así como los llamados “huachicoleros” son “traviesos”; y aquellos que aprovechan la circunstancia para hacerles segunda en el delito, son blancas palomitas.

¿En qué país vivimos? ¿En dónde quedan los mexicanos que haciendo sacrificios y malabares van saliendo adelante? ¿Dónde quedamos todos los que aún creemos en la honestidad?

Bien decían las abuelas que la pobreza no está reñida con la limpieza ni con las buenas costumbres.

¡Cuánta razón tenían! Los principios se adquieren en el hogar y quienes fuimos educados con esa disciplina no podemos consentir que un mal ejemplo se pretenda justificar.

La formación que recibas en tu niñez, es con la que habrás de conducirte en la vida. Si un día llegábamos a casa con algo que no era nuestro, mamá nos preguntaba de dónde había salido. Un lápiz, un borrador o cualquier cosa ajena a nuestros útiles. La mamá investigaba por su cuenta yendo a la escuela para saber cómo había llegado a nosotros.

Eso era antes, por supuesto. Hoy con las imágenes que observamos recientemente, vemos a niños aprendiendo a delinquir, siguiendo el mal ejemplo de adultos. Como si fuera poco, de manera irresponsable, los expusieron a ser víctimas de una tragedia como la que sucedió recientemente en el estado de Hidalgo.

A todos nos ha dolido lo sucedido, donde hubo muertos, heridos. Todos con quemaduras graves. Una verdadera desgracia donde, por supuesto, hay enormes pérdidas materiales pero lo más importante son las vidas humanas que se destruyeron por no medir las consecuencias y hacer caso omiso a la advertencia de los militares, a quienes hoy voces absurdas e irresponsables pretenden culpar.

¿Algún Comisionado de Derechos Humanos hubiera sido capaz de detener a una turba enajenada? Yo, lo dudo. Ni veinte, ni cincuenta hubieran podido impedir el robo de combustible.

Mejor habría que preguntar ¿Quién o quiénes perforaron el ducto? ¿Quiénes se están beneficiando con el robo de combustible? ¿Dónde están los verdaderos culpables? Ahí es dónde hay que llegar para que haya un castigo ejemplar a esas mafias que tanto daño están causando al país.

No es la necesidad la que ha llevado a los mafiosos a robar el patrimonio de los mexicanos; ha sido la ambición, la maldad, la sobreprotección de las leyes a los delincuentes, que ha derivado en IMPUNIDAD a ellos.

Respecto a la indemnización millonaria que se pretende exigir por parte de los familiares de las víctimas al gobierno o a quien resulte “responsable”, me pregunto ¿cuál indemnización? Nadie les dijo que fueran a robar, porque es lo que estaban haciendo.

En tal caso, los verdaderos responsables y culpables de la tragedia son aquellos que perforaron el ducto para causar el daño catastrófico y mortal. Derechos Humanos bien podría ayudar a las familias a localizarlos, en lugar de pretender echar culpas donde solo hay actuación responsable. La CNDH nos haría un gran favor a todos los mexicanos si los encuentra y ayuda a encerrar a delincuentes. ¡YA BASTA! De robos, de saqueos, de sobreprotección que solo promueve impunidad ¿No cree usted?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2