×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
15 Diciembre 2017 04:00:00
Robotización: ¿amenaza para los empleos?
Diferentes épocas han sido fieles testigos de cambios tecnológicos. Por ejemplo, con el advenimiento de la Revolución Industrial llegaron innovaciones como la máquina de vapor, que causó gran revuelo entre los trabajadores de la industria textil al sustituir los telares manuales por los mecanizados, trayendo como consecuencia que muchos obreros perdieran sus puestos y que los que se quedaron tuvieran que capacitarse para manejar los nuevos equipos, procesos que exigían diferentes habilidades a los operarios, pero que irremediablemente superaban los índices de productividad de antaño; inclusive, se llegó a hablar de la sustitución de la mano de obra por la máquina.

Otro caso es la era digital, que surgió a finales del siglo 20 con sus algoritmos y circuitos electrónicos que propiciaron la aparición en el mercado internacional de la computadora y la telepática. Estos avances tecnológicos tuvieron diferentes consecuencias en la vida productiva del hombre; en el caso de los servicios, los concentró en sitios estratégicos y muchas compañías comenzaron a formar los llamados call center y contact center,  para atender los requerimientos de sus clientes y proveedores, dando por resultado la desaparición de fuentes de empleo regionales o locales. Y así se pueden mencionar diferentes sucesos en la historia económica de las sociedades que suprimieron empleos.

La historia se repite. Recientemente, una consultora internacional publicó un informe sobre las perspectivas del empleo mundial en el mediano plazo con tintes catastrofistas, el cual, según mi opinión, debe de analizarse con cierta reserva por los resultados que arroja. El estudio estima que durante no menos de 15 años, alrededor de 2030, se destruirán 800 millones de empleos en todo el planeta, pero con diferentes grados de impacto en las economías, debido a la multiplicación y perfeccionamiento de los robots, que se encargarán de sustituir muchas tareas productivas que actualmente realiza el hombre. En los países desarrollados como Estados Unidos, Japón y Alemania la pérdida laboral será mayor que en las naciones emergentes y subdesarrolladas, en virtud de que estas últimas tienen costos salariales per cápita más competitivos que lo que costaría la compra y mantenimiento de un robot.

La muestra estadística empleada recogió información de 46 países y analizó 800 tipos de empleo, desde actividades de servicio hasta el comercio y labores agropecuarias. Los empleos en la industria serían los más vulnerables ante estos cambios tecnológicos. Tal publicación también hace alusión a que la disminución de la demanda de empleo traerá aparejada una reconversión en todos los sectores de la economía, es decir, la oferta de trabajo deberá corresponder a las exigencias del mercado mediante el aprendizaje de nuevas técnicas, tareas y oficios indispensables para mantener en activo al trabajador, en un entorno más competitivo. La evidencia histórica ha mostrado que así ha sido siempre en cada período de transición tecnológica.

La capacitación del ser humano es lo que le permite desempeñar nuevas tareas y funciones laborales. No obstante las conclusiones del estudio mencionado, es conveniente decir que las nuevas oportunidades de empleo que se presentan con el desarrollo de la inteligencia artificial y la robotización podrán compensar las fuentes de trabajo que son destruidas por obsoletas.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2