×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
25 Junio 2019 04:01:00
Sabiduría Ambiental
A propósito de que hace unos días celebramos el día mundial del medio ambiente, he decidido, dedicar una breve reflexión sobre la conciencia ambiental; que todos presumimos, pero que pocos llevamos a cabo. Lo dicho, más que una moda impuesta por la globalización, el cuidado a la naturaleza debe ser una forma de vida, una conciencia que mañana sea una condición innata para cada ser humano.

Creo que muchas políticas económicas y sociales, deben ir de la mano con el cuidado del medio ambiente; para mí es ser ambientalista, no ecologista. Con políticas emancipatorias, en donde nuevos paradigmas, introduzcan al cuidado del medio ambiente dentro de la vida política y social

En ese sentido lo que muchos proponen, como Manfred Max Neef, es una vertiente socioambiental como forma de teoría y gobierno, donde se pretende concientizar respecto el redescubrimiento de un mundo común apelando principalmente a un cambio cultural.

Históricamente, con la caída del Muro de Berlín, se le proporcionó al neoliberalismo la palestra para proclamar el fin de la historia y la victoria del pensamiento único. Pero con ello, entramos a una crisis ecológica planetaria en donde se desmintió al mercado como la panacea para vivir en el mejor de los mundos posibles. Ante estas circunstancias (el desafió de la problemática ambiental) el mercado es el problema, no la solución. Hoy nuestra forma de vida, es pura y simplemente insostenible; es por ello, que una cultura nueva emerge en favor de la sustentabilidad como una de las fuerzas más importantes a contrapelo del neoliberalismo. Afortunadamente, los defensores del capitalismo no se han percatado de este desafío ambiental y su gran calado cultural que esto implica. La cultura ambiental solo la han remitido a fragmentos cercanos de la vida cotidiana; es por ello que, de alguna u otra manera, todos nos consideramos en cierto sentido ecologistas.

Tanto el socialismo como el capitalismo nos han heredado una crisis ecológica de carácter planetario, cuya resolución exige remover los fundamentos de aquel crecimiento industrial perseguido como fin común. La crisis del medio ambiente no implica sólo, por tanto, la crisis de un sistema económico o de un aspecto particular del mismo. Supone una crisis de civilización. Es importante reconocer que la naturaleza es mucho más vieja, paciente y potente que el conjunto de la humanidad. Puede continuar perfectamente sin ella. Nosotros no podemos decir lo mismo. Hoy nos amenazamos con un pensamiento suicida como especie; el problema es socioambiental y no propiamente ecológico, por ello la solución recae en el tema social y ambiental a la par.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2