×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
06 Marzo 2018 04:00:00
Saltillo sin Reglas
Entre los municipios más grandes en población de la entidad Saltillo, y Torreón son los que más comparación se hace posiblemente por su cercanía y aunque se dice que las comparaciones son malas hay veces que son necesarias.

En uno de mis últimos viajes recibí una multa por estacionarme en la cera de la Plaza Mayor de Torreón, el cual sí existía un letrero de no estacionarse el cual por andar con las prisas no lo vi.

Tuve que regresar a ese municipio puesto que al momento en que me percaté de la infracción ya habían cerrado las oficinas para hacer el correspondiente pago el cual tenía un plazo de 6 días hábiles para recibir el beneficio del descuento por pronto pago.

Una multa que me costó unos 80 pesos y que me dio la oportunidad de conocer las nuevas oficinas para hacer el pago respectivo, que por cierto muy moderna y eficaz que ni parece que pertenece a tránsito municipal.

Todo esto me hiso recordar una de las grandes diferencias que hay entre estos dos municipios siendo extremadamente notorio: agentes de tránsito.

Hay que reconocerle que en la ciudad de Torreón durante años la presencia de elementos de tránsito es algo que los ha caracterizado en cuanto la educación vial ya que se hace respetar la moderación de la velocidad en instituciones educativas, y hospitales en donde el agente de tránsito para a los conductores para que los peatones puedan pasar dándoles la preferencia a ellos.

Lo mismo hacen en centros deportivos o bien en aquellos lugares en donde saben que la afluencia de gente peatonal se concentra. Pero no se diga en sus principales calles y avenidas en donde hacen respetar la velocidad que los conductores manejan así que es muy normal que se vean tanto patrullas, así como elementos en motocicleta en toda la ciudad.

Y aunque Gómez Palacio no pertenece a Coahuila, también sus agentes de tránsito han tenido muy buena fama como muy estrictos en donde los laguneros siempre que se va ese municipio siempre con la expresión: “cuidado con los tránsitos de allá porque son muy perros”.

En Torreón no importa la administración a la que pertenezca o el color de la bandera del partido, pero allá se hace respetar el Reglamento de Tránsito siendo indiferente si ganó el partido que sea, pero los elementos de tránsito siguen haciendo su trabajo sin importar qué.

En cuanto a Saltillo, lamento mucho decirlo ya que tengo años radicando en esa cabecera municipal pero no se puede desconocer que tal parece que en esta cabecera municipal no existen normas pues nadie respeta el Reglamento de Tránsito ya que solamente se ven en el primer cuadro de la ciudad, pero lamentablemente en calidad de bulto.

Sus acciones son nulas viéndose simplemente en el centro histórico sobre la avenida principal, es decir, la Avenida Guadalupe Victoria, también conocida como simplemente La Victoria, es muy común observar vehículos que no respetan la señalización de no estacionarse, o exclusivo para personas discapacitadas, hasta aquellas unidades sin importar el tamaño como se suben a las banquetas ya sea para esperar a alguien o bien para subir o descargar mercancías.

No se diga la total ausencia en el resto de la ciudad en sus avenidas principales o bien en el Periférico Luis Echeverría, en donde la alta velocidad es uno de los principales problemas en donde ha quedado demostrado que ni siquiera con la presencia de las fotos multas se corrigió.

Es muy común como todo tipo de vehículo no respetan los semáforos, dan vuelta en donde no corresponden, hacen doble fila en donde no está permitido, se meten atrabancadamente entre los carriles, no seden el paso a los peatones, transporte público acaparando todos los carriles y jugando a las carreras o bien peleándose entre ellos, lo mismo sucede con el transporte privado que les da servicio a las empresas de la zona industrial de Ramos Arizpe.

La ausencia de agentes de tránsito es tan notoria que es muy común observar vehículos sin placas, polarizados, sin funcionalidad de las luces traseras, no usan las direccionales ni para dar vuelta o cambio de carril, y por las noches predomina muchos tuertos, es decir, aquellos que solamente tienen un solo foco, como también aquellos que muy apenas alumbran que tal pareciera como si tuvieran veladoras para aluzar.

Lo anterior es una breve lista de las muchas cosas que se pueden observar en donde es muy claro que, en Saltillo, no se hace respetar el Reglamento de Tránsito, por la falta de presencia de elementos, y solamente aparecen cuando existe un operativo anti-alcohol.

Hasta ahorita ningún alcalde en turno se ha preocupado sobre este problema o bien no han dado con el clavo porque es muy evidente al ver tanto automovilista cometiendo cada “burrada”, que son los causantes de accidentes y mala conducta vial.

Hay veces que la tecnología puede ser una herramienta como son las cámaras, pero sin dudas en este caso en el municipio de Saltillo se requiere la presencia de elementos de tránsito en toda la ciudad para corregir un mal de años en donde se puede decir, que en Saltillo no existe Reglamento de Tránsito que respeten, más que la de abusones. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6