×
Héctor Reyes
Héctor Reyes
ver +

" Comentar Imprimir
02 Marzo 2018 04:00:00
Saltillo & Torreón
Soy de Saltillo, soy de Torreón, es una frase constante en estos tiempos.

Yo puedo decir que soy de Torreón y que soy de Saltillo.

Nací en Torreón y me crié en Saltillo, a estas ciudades les tengo un cariño excepcional, en cada lugar hay una historia que contar, aunque siempre tras decir que eres de una u otra parte en ocasiones te responden: “defínete” pero yo soy de ambos lugares, ojo¡ hoy por hoy, estamos hablando de dos de las más importantes zonas económicas del norte del país.

En Torreón nací, en el famoso Sanatorio español, una gran institución médica, en Torreón dejé y tengo grandes recuerdos. Ahí se casaron mis papas, de ahí es mi mamá, una gran mujer lagunera, de carácter recio, pero noble, ahí viví grandes momentos de niñez y en la juventud.

En alguna ocasión quise escribir un artículo que se titularía: El Torreón que yo Conocí, ya que en la era de los 80, comenzó su pujante desarrollo, conservando el aire tradicional que tenía el Centro de la ciudad, hoy con gran tristeza, alguna parte de esa zona no es el mismo.

¿Cómo olvidar cuando se iba a comprar fruta y verdura fresca al famosísimo mercado La Alianza?, o pasear a pie por la enigmática calle Morelos, esa vía conglomeraba a prestigiadas tiendas con sus tradicionales restaurantes.

“Pasear por la Morelos, tomarse un agua de raíz, con plato de nieve o un “duro” –así le llamaban a pedazos de chicharrón de harina– era una caminata tradicional” contaba mi papá, el Señor Reyes Oliva y como no, porque de la Morelos nos conectábamos a la gran vía, como yo le llamaba a la calle Colón, ambas avenidas hoy están rescatadas, remodeladas y con un ambiente nocturno inmejorable.

Torreón es grande, como se dice por ahí y para mí lo es.

Ahí está parte de mi familia materna y un tío por parte de mi papá, además están muchos recuerdos en las calles las cuales siempre van a estar en mi memoria.

Hoy esa gran ciudad va para arriba nuevamente, llegan más empresas y se abren más opciones educativas, de ahí la cantidad de vuelos que hay hacia muchas partes del país y del extranjero, por eso dicen con orgullo, que cuando uno llega, está en la ciudad que venció al desierto, ¡sí señor!.

De muy “chavo“ me trajeron mis papás a Saltillo, por el trabajo del Señor Reyes, en aquel tiempo nos venimos “pa aca“ con más dolor para mi mamá que hoy al igual que yo mi mamá también es Saltillense.

Aquí crecí aquí conocí a Ale, mi esposa, aquí tengo grandes amigos, aquí vivo con mis hijos, que si bien no nacieron aquí, –Por recomendación médica son de San Pedro Garza García los 2– los registramos aquí y dicen que son de Saltillo, la ciudad que me ha dado muchas alegrías y alguna que otra tristeza.

La capital de Coahuila de Zaragoza, es única e histórica, como dice mi amigo Jericó Abramo, tiene ese aire de provincia que irradia en sus calles del Centro Histórico, combinada con esa modernidad en el norte de la ciudad… ¡Ah que bonito es Saltillo!

Ambas ciudades son un orgullo, para mí no compiten, para mí son inigualables, Saltillo y Torreón, son sinónimo de grandeza y trabajo, además de bellos recuerdos.

PUNTO Y APARTE

Faltan 4 semanas para arrancar las campañas electorales y el ambiente está “calientito“ por el presunto lavado de dinero del candidato panista Ricardo Anaya, este tema va a dar mucho en estos días, ya que se ha manejado que se está explorando la necesidad entre varios círculos panistas el hecho de nombrar otro candidato que tenga “legitimidad”, vamos a ver en qué acaba, lo cierto es que al joven Anaya le han dado un golpe certero, ¿se levantará?... es pregunta…
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2