×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
06 Abril 2017 04:00:00
Sarcasmos 592
DEFORESTACIÓN

Un paisano mazatleco me manda esta triste denuncia: “En mi juventud recorrí en motocicleta decenas de veces la antigua carretera Mazatlán-Durango hasta su mera capital (la larga, peligrosa, ardua). Veía con tristeza cómo desaparecían grandes extensiones de bosques. Veía por doquier cascadas de aserrín que los aserraderos dejaban a su clandestino paso. Para nada hemos tomado lecciones de lo que hacen nuestros vecinos del norte, EU y Canadá, que explotan sus bosques de manera muy racional, pues en la medida que avanza la tala de árboles avanza la reforestación en proporción de dos a uno. Hay que recordar que un gran porcentaje de los habitantes de ambos países viven en casas prefabricadas totalmente en madera, nosotros sólo depredamos”.

CARTA TREPIDANTE

“Querido papi: Te informo que estoy huyendo de casa para nunca más volver, pero quiero que sepas que no he huido solo. Me he escapado con mi novio Manuel. Estamos muy enamorados. Él es un hombre muy lindo además de muy buen amante, además de un poco tonto, tengo que aceptarlo, con esos piercings y tatuajes en todo su musculoso cuerpo que me vuelve loco. Mi vida sexual es grandiosa, pues me hace suyo en todas las formas imaginables, pero no sólo por eso quiero estar con mi amado, la realidad es que no me gustan las mujeres, aunque no las odio, pero me parecen asquerosas. Como sé que nunca vas a aprobar mis preferencias sexuales ni mi relación, he preferido huir con él para vivir muy feliz en su tráiler viejo. Manuel quiere que adoptemos un niño para criarlo como nuestro hijo, pues quiere que formemos una familia. Con Manuel aprendí que la mariguana y la cocaína son cosas naturales, que en realidad no le hacen mal a nadie y que mezcladas con el alcohol vuelven al sexo una experiencia maravillosa que nos llevan a vivir orgasmos de locura. Papi, no quiero que te preocupes, ya soy un hombre de 16 años que quiere amor y me sé cuidar, porque sé lo que quiero de la vida. ¡Un gran abrazo!”. El padre estaba en shock cuando vio abajo un par de líneas más que decían: “P.D. Ya no te asustes, ¡todo es mentira! Fui a dar una vuelta con Chabelita, la hija de doña María, esa que está bien buena. Sólo quería mostrarte que existen cosas peores que mis calificaciones en rojo, que por cierto están en tu escritorio para que me las firmes, por favor. Ahora sí, un gran abrazo de tu hijo, al que le encanta la nalga femenina y que salió igualito que su papá, bien perro para las viejas, pero bastante tarado para el estudio”.
 
UNA EXTRAÑA HISTORIA DE AMOR

Rafael y Rosa eran pacientes en un hospital mental. Un día mientras caminaban pasaron por la piscina del hospital. Rafael saltó repentinamente a lo más profundos se hundió hasta el fondo de la piscina y permanecía allí. Rosa saltó de inmediato al agua. Nadó hacia la parte profunda, se clavó a bucear, lo sacó con un gran esfuerzo y luego se tiró, agotada, en el pasto. Cuando el director de la clínica se enteró del acto heroico de Rosa, ordenó que fuera dada de alta del hospital, pues la consideró ahora mentalmente estable. Le dijo: “Rosa, te tengo buenas y malas noticias. La buena noticia es que se te dará de alta de inmediato, puesto que pudiste responder racionalmente a una crisis, saltando y salvando la vida de la persona que amas. He concluido que tu acto demuestra que tu mente está sana. La mala noticia es que todos modos hubo una tragedia. Rafael se colgó en el cuarto de baño con la correa de su bata de baño, justo después de que lo salvaras. Lo siento mucho, pero él está muerto”. Rosa contestó: “Él no se ahorcó, yo lo colgué allí para que se secara. ¿Cuándo me puedo ir a casa?”.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add