×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
05 Enero 2018 04:01:00
Sarcasmos 773
CENTROS-ANTROS-CENTRO
Sobre esta curiosa polémica abunda Hugo Montaño (síntesis mía) http://www.carruajedepajaros.com.mx/2016/09/13/como-se-pasa-la-vida-y-retiemble-en-sus-antros-la-tierra/ : “¿Y qué jalada es esta?, dirá usted (con justa razón). Deje le cuento. Hace diez años me encontré con un libro de Gonzalo Celorio, titulado Y retiemble en sus centros la tierra. En ella, el maestro de literatura Juan Manuel Barrientos reflexiona sobre esa frase del Himno. El personaje menciona la falta cometida a la hora de transcribir la palabra ‘antros’. En aquellos días la escritura era cursiva, trazos unidos por líneas continuas y a veces exageradas, hasta agotarse la tinta del cálamo. Quizá el poeta mexicano, a la hora de escribir ‘antros’ no alcanzó a cerrar el óvalo de la ‘a’, dando la impresión de ser la sílaba ‘ce’, lo que provocó la confusión por la palabra ‘centros’. Créalo, o no, tiene una lógica elemental. ¿Y qué de la palabra Centro? Diccionario: punto equidistante de todos los de una circunferencia, o de la superficie de una esfera. Ergo, no es posible que ‘retiemble en sus centros’, porque el centro es uno, y si piensa usted que la palabra tierra se refiere al planeta, con mucha más razón, aunque para eso debería escribirse con ‘T’ mayúscula, pero no es así. Es simple y llana tierra, territorio, nación… ¡patria pues! Tampoco cabe decir ‘…su centro la tierra…’, porque Bocanegra no escribió eso. Los antros son cavernas (o cuevas) que sí existen bajo la tierra… o la patria, como mejor le agrade. La novela de Gonzalo Celorio deja esa perla para el análisis”.

CORRECCIÓN
“La letra correcta es ‘antros’ y así siempre lo he cantado. Lo de ‘centros’ es una aberración”.

UN HIMNO BELICOSO
¿Qué otra obra se le conoce a González Bocanegra? Yo, ninguna. Centro, centros o antros, la poesía decimonónica del himno es no sólo cursilísima, sino horriblemente guerrera, derrotista, absurda, larga, prolija, repetitiva (a lo mejor al pobre del poetastro potosino le pagaron por línea) y con rimas forzadas y de primaria: guerra con tierra, y como cañón está más cañón le inventa lo de bridón. Y los cañones no truenan o suenan o resuenan, sino que rugen como leones. ¡Guerra! ¡Guerra! ¡Los patrios pendones en las olas de sangre empapad! Y la promesa que me da la Patria querida, un sepulcro de honor. No, pos sí, a qué padre destino me invita. Creo (con Gabriel Zaid y muchísimos más) que ya es hora de rehacer la letra de ese himno lamentable”.

EL CONTEXTO HISTÓRICO
“Hay que tomar en cuenta la época en que se escribió. Once años de guerra de independencia, continuas revoluciones, invasión de los Estados Unidos. Había que resaltar la defensa de la patria contra los enemigos. Es el ambiente en que vivió México, había que defender el patriotismo y debemos recordar la historia. No podemos borrarla ni cambiarla después de siglo y medio. Somos un país antiguo y no debemos borrar el pasado ni verlo con criterios de hoy”.

UNA PROPUESTA PACIFISTA
“El ‘Ferrusquilla’, en su papel de compositor musical, pacifista, poeta, enamorado de la prosa, decía que era un himno de peleoneros, ya que de entrada dice: ‘mexicanos, al grito de guerra’. Quería cambiar esta frase por: ‘mexicanos hagamos la paz’. He escuchado a mucha gente criticar nuestro himno por su prosa antigua y demás lindezas. Habría que escudriñar minuciosamente qué ves tú que no estamos viendo nosotros”.

AJUSTES POR DECRETO
“En 1943, por decreto, el presidente Manuel Ávila Camacho estipuló que el himno tenía que estar de acuerdo con los cambios sufridos en el país, y con los nuevos tiempos de paz, de ahí que sufriera una cirugía cosmética, pero no le llegó al ‘masiosare’, renglón donde todavía no nos ponemos de acuerdo si ‘este extraño enemigo’ es gringo o francés”. Réplica: “Ese fue un gran error, que cometieron después otros presidentes. Eso es como cambiar la historia por decreto, como lo hacen los regímenes totalitarios”.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2