×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
08 Octubre 2018 04:00:00
Sarcasmos 970
GUERRA CIVIL

Tomás Jefferson: 1743-1826, padre fundador, tercer presidente de EU, erudito, filósofo, político, horticultor, arquitecto, arqueólogo, paleontólogo, músico, inventor y amante ardoroso de algunas de sus esclavas negras (por cierto, su vicepresidente en el segundo periodo fue un Clinton) lo advirtió hace 240 años: “El árbol de la libertad debe refrescarse de vez en cuando con la sangre de patriotas y tiranos”. O sea, que no nos asuste el próximo derramamiento de sangre gringa que ya se anuncia.

GLOBAL WARNING

Me dice el Jártur: “En más de 60 años no había caído tanta nieve como en las ultimas 36/48 horas. Es increíble. Tengo más de 20 años en Calgary y nunca había visto algo así”.

Ah, pero Al Gore y su runfla de charlatanes siguen pregonando su cuento del “calentamiento global” (que tanto dinero y premios Nobel les ha dado).
 
DERRAMES

¿Por qué le llaman “accidente” cardiovascular? De entre la docena de acepciones que la Madre Academia registra de la palabra “accidente”, la fundamental define que “accidente” es un suceso eventual, inopinado, involuntario, fortuito, casual, de pronto, repentino, súbito, que altera el orden regular de las cosas. ¿No es precisamente lo que ocurre con una infinidad de enfermedades, desde la diabetes al cáncer o la cirrosis, que un día no las tienes y al otro día las padeces (o las descubres)? ¿Por qué a estas otras enfermedades no se les llama “accidentes”? “Los accidentes cardiovasculares son también llamados accidentes cerebrovasculares debido a que son una interrupción o corte del riego sanguíneo en cualquier zona del cerebro.

Un accidente cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene (también se le dice ‘ataque cerebral’). Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno. Las células cerebrales pueden morir, lo que causa daño permanente.

Hay dos tipos principales de accidente cerebrovascular: accidente cerebrovascular isquémico u obstructivo, y accidente cerebrovascular hemorrágico. El isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro resulta bloqueado por un coágulo de sangre. Uno hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo de una parte del cerebro se debilita, se rompe, y la sangre se escape hacia el cerebro”.

Repito: ¿por qué se les llama “accidentes”? Ha de existir una respuesta convincente, supongo.
 
NAFTA: RIP

https://www.youtube.com/watch?v=48QY77dRVsY

El acuerdo anterior está muerto y fue sustituido por el USMCA (United States-Mexico-Canada Agreement). Lo dice el secretario de Comercio de EU, amigo de Trump Wilbur Ross (edad 81, demócrata de toda la vida, republicano reciente, tres esposas, exbanquero, egresado de Yale y de Harvard, patrimonio neto de unos 700 millones de dólares, por algo apodado “El rey de las bancarrotas”; colecciona pinturas por valor de $150 millones). México y Canadá (Peña-Guajardo y Trudeau-Freeland) concedieron hasta las nalgas, pero el acuerdo fue firmado. Una gran victoria (aunque no se dice para quién). Por supuesto hay una opinión contraria muy extendida: que el nuevo acuerdo es esencialmente igual que el anterior, a pesar de que Trump criticó al anterior como “el peor de la historia” y exalta al nuevo como “el mejor que existe” (¿cómo puede uno pasar de ser el peor a ser el mejor, siendo casi el mismo?).

ZEDILLO

Mi paisano Rubén dice: “Creo francamente que el Dr. Zedillo ni cuenta se dio de lo que hacía su gobierno en materia de acciones para confrontar el flagelo de la producción y el trasiego de drogas y la violencia que genera. Su declaración es anodina y oportunista. A toro pasado, que cómodo. El TLC, el cuidado de las variables macroeconómicas nacionales y el pleito con Salinas tras el arresto de Raúl (el ‘hermano incómodo’), lo mantuvieron ocupado. La PGR y el Ejército hicieron a discreción la tarea. La política en materia de drogas siempre la ha delineado el eje Londres-Washington, desde La Segunda Guerra del Opio con China, hace casi dos siglos”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2