×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
01 Marzo 2017 04:00:00
Sarcasmos
MEMES HOLLYWOODENSES

“El Oscar es para la-la-la película Moonlight”. “Estamos esperando que nos avisen que realmente Donald Trump NO ganó las elecciones”. “Todo es culpa de Leonardo Di Caprio; al ganar el Oscar alteró el orden cósmico”. “Yo que el director de Moonlight le dejo tener un tiempo la estatuilla al director de La La Land, pero le cobro para que sea el Oscar de la Renta”. Y este otro meme que resume el fondo globalista-nacionalista del jaloneo: “Obvio, tenía que ganar Moonlight porque pusieron todo con lo que el mundo siente lástima: racismo, clasismo, adicciones, sexismo”.
 
OH, OH, TK

Me llega este email: “Ayer, el medio-hermano del presidente de Norcorea fue asesinado con gas nervioso VX en el aeropuerto de Kuala Lumpur en Malasia. Dos personas de aspecto japonés o coreano contactaron en el aeropuerto a 2 muchachas de unos 23 años y les dijeron que eran de la TV y estaban filmando un programa de cámara escondida grabando la reacción de la gente a una broma. Les ofrecieron el equivalente a $90 dólares si se acercaban por la espalda a algún pasajero y sorpresivamente una le frotaba en la cara una franela aceitosa y la otra le rociaba agua con un spray, mientras ellos filmaban el evento y la reacción en cámara escondida. Las señoritas lo hicieron según lo convenido para cámara escondida, sin saber que lo que le estaban aplicando en la cara del pasajero era el gas nervioso VX. El pasajero murió a los pocos minutos. Las señoritas fueron detenidas y aceptan haberlo hecho, pero alegan haber sido engañadas. Qué difícil ser juez en una situación como esta. Si las dejas libres, te criticarán por liberar a dos asesinas. Si las condenas, te criticarán por encarcelar a dos ingenuas inocentes que fueron utilizadas por los verdaderos asesinos que siguen libres. Por desgracia: el que inocentemente peca, inocentemente se condena. Hay un muerto y 2 ‘bromistas’. Hay que investigar varias cosas, a saber: el gas nervioso VX ¿se administra en forma binaria (aceite y solución acuosa que reaccionan para liberar el gas)? Las dos jóvenes ¿también estuvieron expuestas a una posible reacción ente ambos líquidos? y en ese caso ¿no sufrieron ningún daño? ¿Es posible que el gas se le haya administrado previamente y que las jóvenes sean simultáneamente distractores y chivos expiatorios? Ese tipo de sustancias no se compran en los tiangüis. Hay que investigar a quien lo fabrica y al que lo comercia. Por supuesto, también hay que revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad del aeropuerto. Si se perdieron, se dañaron o las cámaras fueros desviadas, y si además el VX no es binario, entonces el asunto ya no es cosa de las jóvenes”.

REVOLUCIÓN

Argumento contra los impulsos revolucionarios: “El Estado es la violencia concentrada y organizada. El individuo tiene alma, pero como el Estado es una máquina sin alma (desalmada, pues), no puede ser jamás desconectado violentamente de la violencia a la que debe su propia existencia”. Mahatma Mohandas K. Gandhi.
 
INEQUIDAD

Las disparidades son abrumadoras. Entre 1978 y 2015, la participación en el ingreso nacional de la mitad menos rica de EU bajó de 20% a 15%, y el 1% superior (ya lo sabemos) fue el gran beneficiario, pues vio duplicada su participación. En China, por el contrario, la dinámica fue al revés: la mitad más pobre de su población vio incrementada su participación en el ingreso nacional en 401 por ciento.

Y hasta en la convulsa Francia esta cifra ha sido de un 39% positiva. Así funciona en la realidad el modelo concentrador (algunos le llaman “neoliberal”, “teocrático”, “crony”, “fíat”, “financierista”, “consenso de Washington”) que los doctores en Economía de la Ivy League llevan cuatro décadas asegurándonos que es la garantía para arribar a un mundo de progreso acelerado, limpio y, sobre todo, compartido.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add