×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
23 Marzo 2017 04:00:00
Sarcasmos
POLICE STATE

¿Por qué le tengo pavor a volver a poner un pie en EU? (Y eso que soy un ciudadano ejemplar, casi santo.) Simon Black: “Hacia finales de los 1700 en Inglaterra, el número de las delitos que se castigaban con la muerte era de 220. Tú podías ser colgado por robar cualquier cosa con valor mayor a 12 peniques (unos 20 dólares de hoy). Esa era una de las razones por las que tantos campesinos huyeron de sus países de Europa para establecerse en América. Hoy en este país tenemos miles de delitos federales, además de incontables reglas y normas a nivel federal, estatal y local que se castigan con cárcel. Es absurdo. Es el caso, por ejemplo, de la residente de Palo Alto (sede de muchas empresas de alta tecnología en software, uno de los municipios más caros de EU) Kay Leibrand, una paciente de cáncer y abuelita que fue arrestada hace algunos años porque sus arbustos de xylosma (genus botánico de entre 85-100 especies de arbustos y árboles siempre verdes en la familia del las Salicaceae) medían ¡más de 60 centímetros de alto!

O Ansche Hedgepeth, de 12 años, que fue arrestada en Washington DC por comer papitas fritas en una estación del Metro. O George Norris, un abuelo de 67 años de mala salud, que fue encarcelado 17 meses por importar orquídeas sin haber cumplido todo el papeleo burocrático correctamente. La salud de Mr. Norris empeoró aún más, ya que no recibió el adecuado tratamiento en la prisión. Según las estadísticas del Departamento de Justicia, hay casi 2.2 millones de presos hoy en el sistema carcelario de EU, más 4.5 millones adicionales ‘on parole or probation’ (en libertad condicional). De locos. En el peor momento de la opresión soviética, había sólo 1.7 millones de personas encerradas en los gulags. Y según la Federal Bureau of Prisons la mayoría de los prisioneros están encarcelados por delitos no violentos: un abrumador 46.4% por delitos de drogas, 8.4% por delitos migratorios , y 6.5% por fraude. Hoy en EU tú difícilmente puedes pasar un día sin que cometas al menos media docena de delitos o violaciones a normas de las que nunca oíste hablar. Esta frase es tan increíble, tan importante que quiero repetirla, pues es también aplicable al caso mexicano (y al de muchos otros países, me temo): Hoy en EU tú difícilmente puedes pasar un día sin que cometas al menos

media docena de delitos o violaciones a normas de las que nunca oíste hablar.

Pero es el caso que esta sobrecriminalización de actos no violentos y frecuentemente sin víctimas, muchas de estas normas legales acarrean castigos increíblemente duros”. ¡¡¡¡Abogados y congresistas, ya pónganse las pilas!!!! No son “más” leyes lo que necesitamos; es “menos”, muchas, muchas, muchas menos…pero aplicadas.

POLICE STATE

Otro queridolector: “En USA (a nivel federal o estatal) ya se están inventando delitos con base en lo que antes eran libertades garantizadas por la Constitución: colectar agua de lluvia en tu propio terreno, tener cultivos de vegetales alimenticios en el jardín, elegir qué tipo de terapia seguir para curar cáncer, optar por no vacunarte tú o a tus hijos, ser homeless, alimentar a homeless, defender tierras concedidas mediante tratado vigente (Dakota), hacer periodismo sobre abusos corporativos (Dakota), utilizar el celular dentro de un vehículo que no está circulando, llevar cash en el carro (los policías están autorizados para quitártelo sin necesidad de argumentar ninguna posible causa, nomás la sospecha de que “puede ser dinero sucio”), etcétera. Todo sobre la población civil. No se aplica a empresarios, financieros, funcionarios públicos ni políticos, quienes están por encima de toda ley”.

BILLIONS

Estoy viendo esta serie en Netflix. Espeluznante. Te da una visión inquietante de los dos más negros submundos de EU: el de la alta especulación financiera, y el del sistema de “justicia”. Mañana te cuento más al respecto.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add