×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
14 Abril 2017 04:00:00
Sarcasmos
Las etiquetas políticas, tales como monárquico, comunista, demócrata, fascista, liberal, conservador, etc., nunca son criterios básicos.

La especie humana se divide políticamente entre los que quieren que la gente esté controlada y los que no sienten tal deseo. Los primeros son unos idealistas movidos por elevados ideales de bien común. Los segundos son unos cascarrabias malhumorados, desconfiados y carentes de altruismo. Pero resulta más cómodo tenerlos por vecinos.

BUCARELI

Me explica mi regio amigo Control Operativo sus razones para afirmar lo que dice sobre esos infames tratados: “Mi bisabuelo era amigo personal de Venustiano Carranza y ayudó a financiar al Ejército Constitucionalista. Cada vez que Carranza iba en el tren presidencial rumbo a Cuatro Ciénegas, se paraba en la hacienda de mi bisabuelo en Nadadores, Coahuila, para platicar.

He visto fotos de familia de Carranza con mi bisabuelo, posando mi abuelo en segundo plano. Mi abuelo era también amigo del general Pablo González. Cuando el general González ya estaba enfermo y poco antes de su muerte, mi abuelo lo estuvo visitando en su casa a espaldas de la Catedral de Monterrey. Mi padre recibió por años las vivencias in-situ que mi abuelo y bisabuelo recibieron directamente de los actores de la historia. Mi padre también hablaba seguido tanto en Saltillo como en Monterrey con el hijo del general Pablo González, del mismo nombre pero ingeniero de profesión, quien escribió dos libros vetados por la historia oficial y por el sistema: El Centinela Fiel del Constitucionalismo y Los Tratados de Bucareli.

PABLO GONZÁLEZ

“Pablo González era enemigo de Álvaro Obregón, y como Obregón era pro-yanqui y González era nacionalista, los gringos armaron a Obregón que es el héroe mientras que González es el “malo”. Si las armas para Lauro Villar fueron a cambio de desmantelar el sistema agropecuario de Tamaulipas, ¿a cambio de qué te imaginas que fueron las armas entregadas a Obregón?

Eso fue mucho más grave, fueron los Tratados de Bucareli. Pero no los discutidos en el Congreso cuando el senador Francisco Field Jurado coordinó ausencias rotatorias de senadores para no alcanzar quórum y demorar la aprobación. Al llegar en la noche a su casa, al senador Francisco Field Jurado ya lo esperaban varios sicarios, no sabemos si enviados por Obregón o enviados por la Embajada de EU. Lo acribillaron en la entrada de su casa. Misteriosamente al día siguiente se aprueba el dictamen en comisiones y una semana después se aprueba en el Pleno del Senado.

PROTOCOLOS SECRETOS

“Los protocolos secretos de los Tratado de Bucareli son los que solamente puedes saber mediante el análisis de causa y efecto apoyado por las narrativas personales del general Pablo González a mi abuelo y bisabuelo y del hijo del general a mi padre. Sin ir tan lejos, el texto del TLCAN que aprobó el Congreso Mexicano no era el completo pues Serra Puche había suscrito unas Cartas Paralelas secretas pero vinculantes que sólo surgieron años después tras una controversia. Son las Cartas Paralelas Secretas de los Tratados de Bucareli suscritas por Obregón lo que retrasó 50 años la industrialización de México. Irónicamente, le tocó al padre del expresidente Carlos Salinas de Gortari, el licenciado Raúl Salinas Lozano, entonces secretario de Industria y Comercio del gobierno de Adolfo López Mateos, negociar con EU la terminación anticipada de la cláusula del Tratado de Bucareli que prohibía a México por 50 años fabricar motores de combustión interna.

Sólo entonces el gobierno de Adolfo López Mateos pudo expedir el decreto de la industria automotriz para fabricar motores legalmente, pues antes las plantas sólo podían ser armadoras. El tratado firmado por Obregón en 1923 expiraba hasta 1973”.

HO’OPONOPONO

A este proceso de cura hawaiano algunos lo resumen en esta formulita de cuatro elementos, que dices o tan sólo piensas y diriges a quien tú escojas (pariente, amigo, vecino, socio, amigo o “enemigo”): “Lo siento, perdóname, te quiero, gracias”.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add