×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
21 Diciembre 2017 04:00:00
Sarcasmos
FULL OF SHIT

Es un insulto típicamente gringo que se dice de alguien a quien juzgamos tonto o malvado: tiene el cerebro o el alma “lleno de caca”. O sea, que dice cosas absurdas, erróneas, sin sentido o perversas. Equivale más o menos a nuestro “es un pendejo”. La triste verdad es que todo estamos full of shit, y no en sentido figurado sino en un sentido literal: todo el tiempo vivimos con los 8.5 metros de intestino (delgado y grueso) relleno de “eso” en diferentes estados de composición (o descomposición), además de cuanto dejamos en el excusado cada vez que lo visitamos. Por ejemplo, según las autopsias correspondientes, los cadáveres de Elvis Presley y de Michael Jackson contenían respectivamente, 20 y 10 kilos de “esa” materia. Suena a mucha materia, demasiada de hecho, pero aunque lo parezca a primera vista, en la realidad no es una cantidad exagerada. Y eso es precisamente lo desagradable o repulsivo.
 
CHISTE RACISTA

Según el Erny, que vive allá, sus vecinos suizos suelen preguntar: ¿Por qué los italianos son bajitos? Porque de niños sus mamás siempre les dicen “Cuando seas grande tendrás que trabajar”.
 
DINERO ALIEN

El Pentágono admite haber gastado 22 millones de dólares en proyectos espaciales secretos para buscar vida extra terrestre. Qué buena broma. Para los niveles de gastos usuales de esos señores, 22 millones no le alcanzarían ni como primer anticipo para comprarle en OXXO palillos de dientes a un solo eventual enanito verde de Marte. ¿Y qué de los $21 anglotrillones “extraviados” por esa dependencia (un millón de veces la cantidad que dicen haber gastado en proyectos alien), que Trump y Rumsfeld buscan con auditorías? Ni media palabra.
 
RENTA BÁSICA UNIVERSAL

Extrañamente, AMLO la borró de sus promesas electorales, y en cambio el Frente la incluyó. Gerardo: “Ezra Pound decía que el mejor lugar para el dinero era el bolsillo del pueblo. Y estoy de acuerdo. Pero esto sólo es posible en una economía productiva. Querer convertir en ‘rentista’ a toda la población es un absurdo, algo imposible. Si nos atenemos a la cifra de Coneval sobre la cantidad necesaria para atender las necesidades básicas de cada persona, hablamos de 3 mil 600 pesos mensuales por persona. Multiplícalo por 130 millones de habitantes (pues es universal) por 12 meses, y no hay presupuesto que alcance, ni fuente de ingreso suficiente”.

Sí, 5,616,000,000,000 de dólares al año es un lana considerable: un 30% del PIB, más que el presupuesto federal completo.
 
FRANCO ESCAMILLA

Me dice el Erny: “Crecí entre palabras vulgares. Mi casa, la de mis padres, estaba en medio del hogar de dos personas que mentaban madres como si fueran sus mantras personales. Luego, los jefes de mi padre en la chamba, se trenzaban en un mano a mano de leperadas y popurrís de palabras soeces. Por tanto, no le tengo miedo a las dizque malas palabras. Sin embargo, no soy fan de asistir a ver comediantes que recurren a las vulgaridades para hacer reír a la gente... boring! Eso no se me hace talento, y cero creatividad.

Vi cinco minutos al Franco Escamilla, y me di por vencido. Tiene buenas puntadas, pero sus vulgaridades no las dicen ni en el Reclusorio Oriente o Poniente. Gente como esa, en el mundo del entretenimiento, son los causantes de que la raza les copie su lenguaje, incluyendo a las mujeres, y se desencuadre totalmente nuestro bello idioma. El otro día en Italia, en un tour a las cuevas donde está el mármol en Carrara, venían tres chavas chilangas dizque popis. Sonó el móvil de una de ellas y habló con su mamá.

Después de la llamada le comentó a sus amigas: ‘¡Ay! Cómo chinga mi mamá, de todo me la hace de pedo, parece que anda bien ondeada’. Wao, me dije, bienvenido al lenguaje de la nueva generación. Yo, ¡paso!”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6