×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
22 Diciembre 2017 04:00:00
Sarcasmos
AY, MI MAHATLÁN

Sobre el proyecto de hacer en el puerto trabajos de dragado hasta 15.24 metros de profundidad y 2 MIL 500 metros de longitud en el canal de navegación, el capitán Felipe Hernández dice: “La denominación Panamax cataloga a los buques con ciertas dimensiones máximas para ajustarse al tamaño permitido para el tránsito por las antiguas esclusas del canal de Panamá y resultan ser de: 294 x 49 x 12 metros. Son buques que pueden transportar hasta 5 mil 000 TEUs (twenty foot equivalent unit) o sea, cajones contenedores de 20 pies de longitud. Mazatlán no está preparado para recibir este tamaño de buques. No existen grúas de pórtico (Gantry cranes) que puedan cargar o decargar cajones contenedores en tráfico marítimo internacional con la celeridad que las breves estadías de estos buques demandan para mantener sus costos portuarios en niveles que les permitan ser competitivos. Las instalaciones y áreas portuarias no cumplen con los tamaños requeridos para un manejo expedito y ordenado de cientos o miles de cajones contenedores por buques simultáneamente operados en carga y descarga. El puerto no tiene rutas de acceso y de salida especialmente diseñadas y trazadas para conectarse desahogadamente con las autopistas de la red nacional. Si 12 metros de calado es suficiente para operar buques Panamax (que somos actualmente incapaces de operar en carga y descarga) por qué, entonces, estamos hablando de dragar hasta 15.24 metros de profundidad que es el calado de las nuevas esclusas que el canal de Panamá recién inauguró en 2016 para manejar buques del nuevo tipo NEOPANAMAX de hasta 366 x 49 x 15.2 metros y que son capaces de transportar hasta 12 mil 000 TEUs. Son buques que cargan cada uno la tercera parte de los contenedores que Mazatlán maneja en un año. Como que las cosas suenan a que los sabios no saben de qué fregados están hablando.

OTRA COMPLICACIÓN

“Sobre la salida del canal de Panamá al Pacífico existe desde hace muchísimos años un puente majestuoso que se llama Puente de las Américas. Cuando los buques Neopanamax exceden con su calado aéreo (Air draft, altura del buque medida desde su línea de agua o última parte mojada de su casco hasta su punto de máxima altura) el claro bajo el Puente de las Américas, entonces se aligeran descargando estibas de contenedores que se reexpiden por ferrocarril al otro lado del istmo, indistintamente entre Puerto Balboa y Puerto Colón. Las grúas de pórtico que cargan y descargan los buques Panamax en Mazatlán, resultan insuficientemente altas para cargar y descargar los buques Neopanamax (y, para qué hablar de los buques de la última generación que transportan hasta 18 mil 500 TEUs). Narcotizar al respetable sector económico de Sinaloa con el gasto innecesario de casi mil 400 millones en un dragado sobradamente innecesario es perversamente malévolo y abusivo”.

CREDENCIALES

Me dice el paisano don José: “El capitán Felipe Hernández es un estudioso del tema portuario. Fue director de los Servicios Portuarios de Mazatlán, hace unos 40 años. Es un Sansón de los asuntos marítimos. Nuestro país debe tomar en serio lo que los peritos, los conocedores, saben de los diferentes campos del saber. Debe haber justificaciones, sólo debemos gastar recursos en donde produzcan desarrollo económico comprobado, bienestar. México es una gran nación que resiste todo, como un corcho que siempre sale a flote”. Otro querido paisano: “Estoy completamente de acuerdo en que nuestro bello Mazatlán no es puerto de gran calado como pretenden hacerlo. Los nuevos gobernadores de Sinaloa (el patasalada del Quirino) y el Güero Rosas Aispuro de Durango (casi culiche formado académicamente en la UAS, puesto que nació en Tamazula, Durango, colindante con Culiacán) han cacareado ese huevo, pero es un gran mito. Ya autoridades y técnicos de la SCT les dijeron a ambos gobernadores y a los anteriores que no es posible ese deseo. Lo quieren incorporar con la súper carretera para el transporte de mercancías de alto volumen, pero es otra falacia”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6