×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
22 Febrero 2018 04:00:00
Sarcasmos
DISCLAIMER

Repetiré este parrafito que he publicado ya docenas de veces: “Como habrás podido observar, algunos de mis ‘sarcasmos’ publicados en esta columna ni son propiamente sarcasmos (hay también microchistes, epitafios, citas, etc.), ni son ‘míos’. Muchos de ellos tienen autor, al menos ‘autor oficial’, pero además de que me da flojera citar a esos personajes, dudo de su originalidad y creo que ese melindre ‘académico’ nomás le quitaría atención y tiempo a [email protected] queridolectoras, aparte de no añadirles nada de contenido importante”.

CITAS

Esta aclaración viene al caso porque alguien le dijo a una queridalectora que una frase que ella me había atribuido era en realidad de Woody Allen. Bueno, supongo que esto de apoderarse de una idea que muchos miles de antecesores deben de haber expresado de una forma o de otra, es perpetua tentación del ego (o del negocio, en el caso de los metalizados). Por ejemplo, yo creo haber acuñado el retruécano inicial sobre los derechos y los respetos, pero de ahí a dar por sentado que yo soy el “autor” de él, se me hace demasiado ojón para paloma.

En fin, esa queridalectora me dice: “Ni se me había ocurrido que esa frase tuviera otro padrino. Yo te voy a seguir citando. Si no hubiera sido por ti, ¡ni me entero!”. Y es que, según yo, de eso se trata: no de que el opinador se luzca culterano citando nombres y fechas, sino que el lector se divierta, aprenda, expanda su mente, no su catálogo. La Buhedera no es ningún ensayo literario ni cosa parecida; su propósito es hacerle al lector su día un poco más ligero, nada más.
 
‘DOCUMENTACIÓN’

Me entero de un libro que tiene más de 40 páginas de bibliografía. Dios lo tenga en su santa gloria; me imagino que tendrá gran prestigio en círculos académicos. Manuel Machado, en cambio, era sabio: “Hasta que el pueblo las canta, / las coplas, coplas no son, / y cuando las canta el pueblo, / ya nadie sabe el autor. / Procura tú que tus coplas / vayan al pueblo a parar, / aunque dejen de ser tuyas / para ser de los demás. / Que, al fundir el corazón / en el alma popular, / lo que se pierde de nombre / se gana de eternidad”.
 
RESPETOS Y DERECHOS

Por cierto, el famoso apotegma lo atribuyen los patrioteros a Benito Juárez (1806-1872), pero otras versiones aseguran que lo dijeron primero Benjamín Constant (1767-1830) y Emmanuel Kant (1724-1804, en su libro Zum ewigen frieden, La paz perpetua, de 1795).

CITAS ERRÓNEAS

Quizá más que las citas atribuidas a personajes erróneos, son las citas deformadas. Por ejemplo: “Si el pueblo no puede comer pan, dadle pasteles”. Esta barbaridad nunca la dijo María Antonieta, pero le cortaron la cabeza por ella. O la célebre expresión “sangre, sudor y lágrimas”, del psicópata Churchill (bipolar probado), excluye un cuarto elemento (esfuerzo), pues su frase del discurso de 1940 ante el Parlamento decía “blood, toil, tears and sweat”. O el abundante uso que en sus presentaciones (y sin mencionarlo tampoco) hacía Facundo Cabral del enciclopédico “pendejario” desarrollado por el saltillense don Hermenegildo Torres (1901-1990). Otro patrioterismo: Napoleón Bonaparte nunca dijo la megaestupidez de que con tres generales como Morelos le bastaría para conquistar el mundo.

PLAGIARIOS

Sobre esto de los llamados “plagiarios”, más de una firma famosa ha sido acusada de serlo. El m&m de Octavio Paz se ponía naturista y lo justificaba diciendo que los leones (o sea él) tenían derecho a devorar a las ovejas (o sea cualquier otro menos famoso que él).

GUSTOS

Por último, remato con otra frase célebre atribuida a Woody Allen: “No hay fórmula más segura para el fracaso, que intentar darle gusto a todos”. La Buhedera no intenta dale gusto a quien busca precisión, rigor, exactitud, sino sólo a quien busca liviandad, humor, cachondeo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2