×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
26 Febrero 2018 04:00:00
Sarcasmos
La tragedia es doble. Quienes no estudian la historia están condenados a repetirla, pero quienes sí la estudiamos estamos condenados a contemplar, impotentes, cómo los poderosos (que ignoran o desprecian la historia) la repiten una y otra vez.

EMBAJADA

Me dice la Paty (que vive en la colonia Roma, muy cerca del lugar que menciona, y por lo tanto pudo observarlo de cerca durante todo ese tiempo): “Qué suertudos son ustedes de vivir tan cerca de la embajada gringa. Si para el cuartel de la CIA que se cayó en Álvaro Obregón 286, acordonaron cuatro cuadras a la redonda durante 3 meses (hasta que ya no había más compus enterradas), imagínate la seguridad hasta los dientes que tienes 24/365 en 10 cuadras a la redonda, por lo menos. Te deseo que la embajada siga en su ubicación tradicional per secula seculorum”. Yo pienso en su curioso comentario sobre el espionaje y recuerdo que hubo demasiado secretismo sobre ese derrumbe, con veloces y extrañas cuadrillas reportadas en la prensa tanto españolas como japonesas (no gringas).

CRIPTOS Y PLATA

Sin la plata no es posible tener ni transmitir ni guardar criptomonedas. ¿Te parece una exageración? No lo es. Es rigurosamente cierto. Y no lo digo tan sólo por el papel de la plata, junto al oro, como único dinero verdadero.

Lo digo porque la plata es un elemento indispensable e irreemplazable usado a lo largo del proceso industrial que sostiene la creación y operación de todas las criptomonedas y plataformas blockchain existentes a la fecha: computadoras, servidores, routers, celulares, redes eléctricas, fuentes de energía solar, etc. La infraestructura completa de la tecnología de contabilidad distribuida (Distributed Ledger Technology) depende absolutamente de la plata. Interesante enfoque, ¿no? https://youtu.be/qMcPH89KAd8

PETRÓLEO

“Canadá le compra al Medio Oriente 2 millones de barriles de petróleo al día a 64 dólares y exporta a su vecino EU 2 millones de barriles a 34 dólares. Un desastre inexplicable para nuestra balanza de pagos. La política energética de nuestro país apesta”. Rob Kirby. Minuto 7. https://youtu.be/zk6dGdPGYNI

PLAGIARIOS

A propósito del tema, un queridolector me envía una prueba de que esta columna Buhedera es plagiada por ciertos periódicos, que nomás sustituyen el nombre del autor (que soy yo) por Perico de Los Palotes (que ni siquiera se si existe). En fin, como decía Machado, ser plagiado es el más claro de los homenajes. Entiendo que también se plagian mis libros. Tengo evidencias de dos de ellos: “A imagen y semejanza” (novela política editada por Siglo XXI en 1992), y “¡Déjate de pendejadas!” (2003). No sé si hay otro plagios. Y eso me hace sentir modestamente ufano. Sobre la exigencia de algunos amigos de empantanarme en pleitos jurídicos al respecto, de entrada me niego a mover un dedo: mi paz espiritual es mucho más valiosa que los dos centavos que eventualmente me podría retribuir el adoptar una actitud “justiciera” al respecto.

Por otro lado, si algo se plagia, es que ese algo “vende” (en el más amplio, gringo, sentido del término). Por ejemplo, me pregunto qué tan plagiada puede ser la poesía del muy poco popular Octavio Paz, aunque el mismo Paz fue señalado como plagiario en muchas ocasiones (pero ese es otro tema). Hay que entenderlo: nada “es” de nadie.

MINERÍA ‘CANADIENSE’

Me dice el Manuel: “Somos muchos los mexicanos que nos vemos obligados a constituir una compañía en Canadá, pues en México nuestra Bolsa Mexicana de Valores no nos permite registrar una compañía sin historial de, al menos, 3 años de beneficios corporativos. Esto es como si el cura se negara a bautizar a cualquier niño incapaz de llegar a la pila de bautismo andando.

“Soy consejero y accionista de compañías ‘canadienses’ pero que están constituidas con capital mexicano. Buena suerte en su intento de asignar ‘nacionalidad’ a las firmas o productos en el Siglo 21. En casa tengo un Volkswagen que seguramente fue armado en Puebla, con mano de obra mexicana y partes gringas, mexicanas, japonesas y teutonas”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2