×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
01 Marzo 2018 04:00:00
Sarcasmos
La temible arma del boicot ciudadano en acción. Una de las firmas que (azuzadas por el batallón fake news: CNN, NYT, WP, WSJ, MSNBC, Time, Newsweek et. al) quisieron “castigar” a la NRA (National Rifle Association) por la balacera escolar reciente (donde la policía ignoró mútiples advertencias, se anunció un dizque “simulacro” para esa misma fecha y hora, y el guardia armado que se suponía estaba vigilando “desapareció” en el momento crucial) era Delta Airlines, que les concedía pequeños descuentos a sus miembros y los canceló en airado gesto de “castigo”. En reacción, los enerrifleños de inmediato dejaron de volar por Delta, y el negocio de esta se vino en picada al instante. Desperate For NRA’s Help Just Days After Booting Them From Biz, Gun Guys Have Perfect Response https://youtu.be/KYnxYaIZudU. Mientras, tanto la afiliación como las donaciones a la NRA se han disparado. O sea, un clásico ejemplo de tiro salido por la culata. En fin, los tironeos (y los tiroteos) siguen.

APRENDER A PERDER

Me dice Demagog desde Roma, a propósito de la respuesta del Buda sobre lo que gana con meditar (“No gano nada, más bien pierdo: la ira, la ansiedad, la depresión, la inseguridad, el miedo a la vejez y a la muerte”): “Muy bueno el comentario sobre lo que se pierde, con la meditación. Tenemos que aprender a PERDER”. ¡Exacto! Esa es la máxima sabiduría: aprender a perder. Aprender el arte existencial más arduo de todos: el arte del desapego, que se basa en entender que todo cuanto “vivimos” es maya, pura ilusión. Wikipedia: “En el hinduismo, maia o maya es la ilusión, una imagen ilusoria o irreal. En el hinduismo, se suele considerar que la realidad o todo el universo de cosas fenoménicas y que aparecen como existentes son ilusorias, es decir, hacen el tejido de la maya y que, por ejemplo, los seres humanos solemos tener karma al quedar, muchas veces gozosamente, atrapados en la maya. Según la doctrina advaita, la multiplicidad de este mundo fenoménico y la diferencia entre las almas y Brahma (Dios) es sólo maya (irrealidad): la realidad es que sólo hay Dios. Según la doctrina sankhya, maya se identifica con prakriti (‘materia’) y con pradhana (presustancia desconocida, fuente de la materia), y –también según la filosofía vedanta– es la fuente del universo visible. Según la religión de los shivaístas, maya es uno de los tres pasas (’nudos’ que atan al alma a este universo material), junto con el karma y el ego. Maya, según los budistas, es la duplicidad (una de las 24 pasiones negativas menores). En varias religiones hindúes aparecen diferentes significados para maya. Aun así, el significado parece centrarse en el concepto de ‘ilusión’. Maya es la deidad principal que manifiesta, perpetúa y gobierna la ‘ilusión’ y el sueño de la dualidad en el universo de los fenómenos. Para algunos místicos esta manifestación es real. Cada persona u objeto físico, desde la perspectiva de la eternidad, es como una breve y perturbada gota de agua en un océano sin límites. La meta de la autorrealización espiritual es entender esto, sentir intuitivamente la diferencia entre el yo y el universo como una falsa dicotomía; puesto que la idea de que la conciencia y la materia física, o la mente y el cuerpo son cosas diferentes, es el resultado de una no iluminada perspectiva”. Es lo que hoy llamamos “matrix”, pues.
 
PERSISTIR EN NO APRENDER

Y sin embargo, todavía hay empeñosos que repiten como pericos la mayor barrabasada posible para un ser humano (que a ellos les remacharon en la mente sus padres-maestros-egos): “Yo nunca pierdo”. Qué ganas de frustrarse: no ha nacido jamás un ser humano que nunca pierda; todos, a la larga, “perdemos” (vida, salud, familiares, amigos, patrimonio, galanura, autonomías). No se trata de conformarse, claro, y menos de resignarse a todo lo que venga. Hay que buscar siempre una mejoría… pero sabiendo que hay límites.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6