×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
02 Marzo 2018 04:00:00
Sarcasmos
LA REPÚBLICA Y EL IMPERIO

“Amo la república americana, tanto como detesto el imperio americano”: Johan Galtung. Cito al “autor”, por dos razones. Una, porque al tipo lo acabo de descubrir y me congratulo: es un extraordinario genio fuera de serie (don Johan merece el megapleonasmo). Y dos, porque la “suya” es una frase que muchísimos pensamos con más o menos vaguedad desde hace añales. Recuerdo que en algún ensayo de Octavio Paz leí hace medio siglo que EU se comportaba al interior como una república y al exterior como un imperio, y la idea no era ya entonces nada nueva. Según mis fuentes conspiranoicas, Trump y los nacionalistas que lo respaldan quieren volver a la república fuerte (Make America Great Again), mientras que Hillary y los globalistas que la promueven quieren avanzar la noción de imperio y así deshacer EU.
 
FUERTOTES

En mis años infantiles, a estos caballeros se les llamaba “mamados”. Había un mamado famoso en el puerto, que era uno 3 o 4 años mayor que, iba también en el ICO y había competido en varios eventos internacionales con cierta fortuna. Yo intenté filmar una película universitaria con los dos ejemplares más deslumbrantes de la juventud mahatleca: el mamado y una espigada diosa de cabello negro (también un par de años mayor) que nos traía cacheteando el pavimento a varias generaciones. Nunca pude hacer esa película (pero esa es otra historia). El caso es que yo siempre creí que el vocablo correcto para designar esa obsesión era “fisicoculturismo”; otros prefieren “fisiculturismo”. Bueno, pues resulta que según nuestra Madre Academia ambos estamos errados y la palabra adecuada es “culturismo, la práctica de ejercicios gimnásticos encaminada al excesivo desarrollo de los músculos. El vocablo ‘fisiculturismo ‘ se prefiere en Chile, Colombia, Costa Rica, Honduras y Nicaragua”. Eso de “excesivo” quizá es excesivo. ¿Cuál es el problema de multiplicar las probabilidades de sufrir una cirugía de corazón antes de cumplir 60 años? ¿Y cuál es el problema de que la vida promedio de un culturista profesional sea algunos años menor que el promedio de su camada? ¿Y cuál es el problema de sacrificar tu vida en el altar de tu vanidad? Un amigo me dice que a algunos culturistas les ocurre lo que a ciertas bellezas: “El conservar su aspecto se les va haciendo obsesión y pierden el sentido de la estética y de la armonía, así que en ese afán llegan a tomar sustancias que dañan su hígado, riñones, sistema hormonal y cardiovascular. En ese sentido, sí les puede acortar la vida, por supuesto. En el gimnasio se establece un ambiente de competencia silenciosa, con la sensación de que nunca quedas satisfecho con tus resultados, porque siempre habrá otros con mejor cuerpo que tú. Esa ansiedad no es nada buena para tu mente, eso afecta tu salud”.
 
ARSENAL ‘ETERNIZANTE’

Esas sustancias y procedimientos engordadores y/o conservadores son muchos, pero destacan las cirugías plásticas, el bótox, las siliconas, las hormonas anabolizantes. “Un anabolizante es una sustancia que favorece el crecimiento de los tejidos (anabolismo). Especialmente conocidos son los esteroides anabolizantes androgénicos, producidos por testículos y glándulas suprerrenales y usados ilegalmente para el engorde del ganado o para hipertrofiar la musculatura de los deportistas. Los esteroides anabolizantes son usados en el cuerpo humano para aumentar masa muscular e incrementar la capacidad de almacenamiento de energía, pero el cuerpo humano no tiene la capacidad de procesar grandes cantidades de esta hormona; esto puede causar esterilidad, y provocar fallo renal, taquicardia e, incluso, la muerte”. El terrible efecto del paso del tiempo lo ilustran dos fotos comparativas (Antes y Después: 1975 vs 2007, edad 28 vs 60) del culturista más famosos de todos los tiempos, Arnold Schwarzenegger (también actor, político, empresario, Governator, a quien yo conocí en 1989 durante la filmación de Total Recall en los estudios Churubusco, donde hoy está el Centro Nacional de las Artes):http://www.cuak.com/actoresactrices/arnold-schwarzenegger-ayer-y-hoy/
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6