×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
12 Marzo 2018 04:00:00
Sarcasmos
ARANCELES

El tema está candente en todo el comercio internacional y especialmente en el ámbito del TLC o NAFTA. La reprobación a Trump es universal, pero lo que yo sospecho es esta otra hipótesis, conspiranoica claro: Trump no hace eso por ignorante (que sin duda así lo parece desde cualquier enfoque puramente económico) sino porque sabe perfectamente que su pleito no es por la mejoría económica general, sino por preservar su gallinero (Zaid dixit), que de todos modos, con el lanzamiento por China del petro-yuan y el surgimiento de las criptomonedas, está perdiendo el “privilegio exorbitante” de emitir la moneda de reserva internacional (uno de los dos pilares de su imperio desde 1944; el otro pilar es el dominio militar mundial indiscutido…que también está en entredicho, ahora por cortesía de Rusia).

REBELIÓN EN LA GRANJA

Por lo pronto, estas medidas de Trump ya lo confrontaron con medio mundo. Dentro de su propio gabinete, su principal asesor económico, Gary Cohn (57), jefe del Consejo Económico Nacional, renuncia por discrepar de estos aranceles (tariffs) al acero y al aluminio. Precisamente, el primer trabajo del disléxico Cohn fue como vendedor de marcos de aluminio para ventanas de US Steele. De chavo era tan mal alumno que un profesor le dijo a sus padres que si se esforzaban, pasaban tiempo con él y le ayudaban a estudiar, con un poco de suerte Gary podría llegar a ser conductor de camión (y no se equivocó, pues vaya que Goldman Sachs es un megacamión global). Por ello me pregunto si Trump no salió ganando con esa renuncia. Cohn fue uno de los principales cinco responsables en Goldman Sachs, del megadesastre de la burbuja inmobiliaria en 2008, cuando GS apostaba en secreto por el derrumbe (ventas en corto, The Big Short), mientras le aseguraba a sus clientes que todo iba sensacional y les animaba a empantanarse más y más. ¡GS se metió al bolsillo varios millardos de dólares procedentes de las carteras de sus propios clientes engañados por ella misma! Y luego GS recibió otras decenas o cientos de millardos más, cuando el dinero del erario vino a “rescatarla” de sus propias rapiñas. Esto pinta de cuerpo entero a don Gary. https://theintercept.com/2017/09/17/goldman-sachs-gary-cohn-donald-trump-administration/

HIPÓTESIS ALTERNATIVA

En fin, como es obvio que esta embestida proteccionista no tiene sentido económico, habrá que optar entre dos posibilidades básicas: o Trump está loco de remate (lo que no creo) o busca otro propósito geopolítico. Mi hipótesis conspiranoica es, pues, que Trump sabe que tanto la estructura económica global como la propia gringa, van a sufrir con esa guerra comercial. Pero esa conciencia le preocupa menos que el hecho de que de todos modos el ganón del buen desempeño global NO es su país sino los elitistas-globalistas-illuminatis-etc. Al contrario, EU será el sacrificado para que otros países (señaladamente China) se alcen con todas las canicas y se conviertan en la nueva potencia mundial unipolar (insisto, no importa lo que yo crea al respecto, eso es lo que parece creer Trump). En resumen, esta hipótesis dice que Trump (cuando digo Trump, incluyo a las decenas de miles de gringos ultra pensantes y muy bien informados que lo respaldan, asesoran y operan desde muchos rincones del aparato gubernamental, señaladamente el Pentágono) se niega a asumir el destino decretado para su país, y ya avanzado, como imperio en liquidación, y peleará como un león que EU siga en el podio mundial, aunque ya no sea el único ahí trepado. En este sentido, Make America Great Again podría leerse como la intención de que EU sea parte de un mundo tripolar, aunque eso signifique que el mundo ya no sea unipolar. En este contexto y pensando en México, tanto el TLC como el próximo inquilino de Los Pinos serán otras de las tantas cartas a jugar en el tablero geopolítico. ¿A eso vino el miércoles a entrevistarse con Peña el yerno Jared Kushner?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2