×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
26 Abril 2018 04:00:00
Sarcasmos
El refrán dice que la política es como el golf: gana el que menos golpes da. Es obvio que los participante en el debate no conocían ese refrán.

UN PUEBLO PELEONERO

Sobre el delirante y más reciente acto de los desesperados anti-trumpianos (que no hacen más que perder una y otra vez frente al güerito), Simon Black nos ofrece este delicioso recuento: “El 6 de junio de 1991, Richard Overton finalmente alcanzó su punto de quiebre. Aparentemente, el señor Overton había estado pasando bastante tiempo frente a su televisor, mirando una ráfaga de anuncios de cerveza con mujeres de ropa ligera cayendo sobre hombres de aspecto normal. Overton eventualmente se convenció de que beber los productos mágicos de Anheuser-Busch sería la solución a todos sus problemas. Así que se lanzó a su licorería más cercana en busca de una caja de cerveza. Excepto que no pasó nada. Ni islas tropicales, ni caballos, ni deslumbrantes suecas en bikinis.

Además, Overton descubrió que el alcohol puede tener efectos negativos en la mente y el cuerpo. Overton estaba conmocionado y consternado. Sintió que, al comprar y beber cerveza tenía derecho al estilo de vida de fantasía en los comerciales, sin ninguna de las desventajas. Anheuser-Busch lo había traicionado. Y él no iba a dejarlo así como así. De modo que a nombre de los bebedores de cerveza de todo el mundo, Overton demandó por publicidad falsa, alegando que los comerciales de televisión de Anheuser-Busch que ‘involucraban escenarios tropicales y mujeres hermosas’ le habían causado ‘lesiones físicas y mentales, angustia emocional y pérdida financiera’”.

LA DEMANDA

Hay un ejemplo más reciente de una demanda demencial. El Comité Nacional Demócrata acaba de presentar una demanda contra… bueno, contra todos los que se les ocurrieron. El DNC sostiene que una conspiración cuidadosamente coordinada entre Rusia y la campaña presidencial de Donald Trump secuestró las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Entonces presentó una demanda federal en el Distrito Sur de Nueva York (Manhattan) contra más de dos docenas de acusados, incluyendo Rusia, Wikileaks, la campaña de Trump, el GRU (el sucesor de la KGB), más 10 personas desconocidas, sin nombre, citadas en la demanda como John Doe # 1 a # 10 (¿el mexicano QRR: QUIEN RESULTE RESPONSABLE?). El DNC alega en la demanda que estos acusados violaron una multitud de leyes, desde la Ley de Derechos de Autor Digitales hasta una vieja ley del estado de Virginia que penaliza la ‘conspiración para cometer un allanamiento de bienes muebles’. 

Independientemente de lo que pienses sobre este tema Trump / Rusia, es importante dar un paso atrás por un momento y tomar nota de lo absurdo de este pleito.

LOS DEMANDADOS

“¿Cómo es posible demandar a ‘Rusia’? ‘Rusia’ ni siquiera es una entidad legal. Es simplemente el nombre dado a un pedazo de tierra gigante en un mapa. En teoría, podrías demandar al Presidente ruso. O incluso el Gobierno ruso. Pero demandar a ‘Rusia’ es tan ridículo como demandar a la música rap. Sin embargo, en los Estados Unidos, eres libre de demandar a cualquiera por cualquier cosa. Hoy el DNC está demandando a 10 ‘John Doe’s’ ignotos, es decir, personas que son completamente desconocidas. Pero en EU eres libre de demandar a personas que quizás no existan. Otra de las cosas realmente extrañas que encuentro en esta demanda es que se alega que los acusados han violado una oscura ley del estado de Virginia... A pesar de que la demanda fue presentada en la ciudad de Nueva York. Pero en EU eres libre de demandar a cualquiera por cualquier motivo. Este es el país más litigioso que ha existido en la historia del mundo (también uno de los más belicoso, pero ese es otro asunto)”. Entre otros enemil casos delirantes, yo supe hace años de una anciana gringa que demandó a Dios porque un rayo cayó en su casa y la incendió. Dios con copete naranja, ¿un sueño narcisista?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6