×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
01 Mayo 2018 04:00:00
Sarcasmos
CHAMANES

A propósito de mi Buhedera “Los economistas como chamanes”, me dice el Manuel: “Por favor no ofendas a los chamanes”. Tiene toda la razón. Lo mismo me pasó cuando comparé a los políticos con los payasos, y a la Cámara de Diputados con un circo. Me hicieron ver que los payasos y los circos son mucho más serios y respetables. Añade el Manuel: “Estoy de acuerdo en que los economistas no tienen idea del futuro, que inútilmente tratan de pronosticar e integrar en modelos ricos en elegancia matemática, pero pobres en cuanto a resultados. Pero es la naturaleza humana”. El problema es otro distinto al de meramente “pronosticar”. El verdadero problema es también muy humano, pero mucho más diabólico (es decir, derivado de la soberbia de creerse Dios o superior a Dios): pretender dictar, definir, modelar, construir el destino de sociedades enteras. En esa obsesión criminal (Marx cumple 200 años de nacido) han llevado a la muerte-inopia-hambre a cientos de millones de seres humanos. Dizque inflamados de “nobles intenciones” (prosperidad para todos, igualdad total, justicia social, etc) son siempre de un autoritarismo feroz. “Colón embarcó a docenas de marineros diciéndoles que se dirigían a la India. Eventualmente llegaron a algún lado, y luego se construyó la narrativa. Así es con la economía. Cada tripulante está obligado a salir a cubierta, sacar sus binoculares y anticipar las tormentas”. Ay, paisano, si sólo fuera observar, registrar. No, el problema con los economistas es que pretenden poder determinar no solo las características de las naves sino también la profundidad de los oceános, la dirección y velocidad de las corrientes y los vientos, la extinción de las mareas, las distancias entre las tierras firmes, cómo conjurar para siempre el riesgo de una tormenta, y enemil etcéteras.

TRUMP

Sus críticos insisten en verlo como un patán caprichoso. Lo de patán (y muuuuuuuchos otros defectos) parece indiscutible. Pero eso de “caprichoso” lo encuentro insostenible en los hechos. Revisa la trayectoria de Trump y verás una y otra vez que de caprichoso no tiene nada. Todo cuanto hace está, como los movimientos del Chapulín Colorado: “fríamente calculado”. Sí, Trump parece volcánico (qué tanto lo es y qué tanto lo finge, es otro asunto), pero en el gobierno tiene detrás un equipo (militar, en esencia, en estructura y en valores) que piensa estratégicamente, y puede refrenarlo. En fin, lo que yo veo en sus actos (personales y de gobierno), no en lo que dice o tuitea, es un “loquito” de lo más cuerdo, y un “impulsivo” de lo más frío y calculador. Revisa el caso de las dos Coreas, como un ejemplo entre docenas. Desde 1950 ambas comarcas están en estado de guerra (buffers de la Guerra Fría entre la esfera capitalista y la comunista). Ese enfrentamiento ha durado 68 años. Ahora por fin van a la paz y posiblemente hasta la reunificación (como hace 18 años las dos Alemanias). ¿Pero no antes parecía que el asunto coreano, lejos de mejorar, se descomponía fatalmente, después que Trump y Kim se presumieron en tuits acerca de quién de ellos tenía el botón más grande, y se
amenazaron mutuamente con la aniquilación nuclear (que arrastraría a China y Rusia en la III WWW tan anhelada por los globalistas)?
Fueron muuuuuchos los que se tragaron esa farsa mediática y pronosticaron que pronto comenzarían a volar los misiles.

Pero todo fue una mera cortina de humo para ocultar pláticas diplomáticas serias tras bastidores (intuyo que por el mismo camino sinuoso van los casos de Siria y de Irán). ¿Armonía en vez de más discordia es el resultado de la interacción alharaquienta entre dos niños berrinchudos (Trump y Kim)? Mmmmm, no suena. Más bien parece que esos chavos andaban nada más simulando. Como sea, lo real es que Trump está lo-grando en esa península lo que 10 antecesores suyos no lograron. ¿Eso lo consigue un impulsivo...o un estratega?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6