×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
02 Mayo 2018 04:00:00
Sarcasmos
ANTECEDENTE DEL MURO

“¿Cómo puede comportarse un estadunidense con este Gobierno que hoy padecemos? Le respondo que no puede estar asociado sin vergüenza con él”. Henry David Thoreau, Desobediencia Civil, 1849, en protesta por la guerra de EU contra México.

DEMANDA ANTITRUMP

Mi amigo, el connotado litigante Hugo Arriaga, me precisa sobre esta hilarante patada de ahogado del partido demócrata contra el Güerito copetón: “Hay una falla en tu nota. Se señala que ‘Rusia no es una entidad legal’ y que ‘sólo es un pedazo de tierra’. Jurídicamente esto no es correcto. Rusia es un Estado y como tal es una entidad jurídica. El Estado es una persona moral de carácter público, creada por la Constitución de cada Estado (en este caso por la Constitución rusa), como son las sociedades mercantiles (sociedades anónimas por ejemplo). Las leyes son las que crean a las personas morales, que no tienen una existencia óntica, pero que son dotadas de atributos por las normas jurídicas. Toda persona moral tiene personalidad jurídica, lo que involucra un patrimonio. El Estado es el dueño originario de la tierra y permite la propiedad privada, pero lo que no es de ningún particular, pertenece al Estado. Rusia es un Estado federal; es decir, un Estado compuesto por varias entidades. Desde luego que se puede demandar a un Estado. El problema no es si se puede demandar a un Estado o no, sino qué tribunales son competentes al efecto. En ese sentido, en principio sólo los tribunales internacionales son competentes para demandar a un Estado, pero un nacional de un Estado puede demandar al propio Estado ante sus tribunales si sus leyes lo permiten. En México se puede demandar a la Federación (es decir al Estado Federal Mexicano), que es una persona moral tal como incluso lo señala de modo nítido el Código Civil Federal (Artículo 25.- Son personas morales:  I. La Nación, los Estados y los Municipios…”). Toda demanda en que se impugnan actos de la Federación (que es lo mismo que el Estado Federal o que la Nación, tal como señala la Jurisprudencia que interpreta el texto de la Carta Magna), es una demanda contra el Estado. El juicio de amparo es un juicio que se puede enderezar contra la Federación, tal como ocurre todos los días. Una cosa es que el Estado Federal se encuentre representado por funcionarios públicos (al carecer de existencia real), y otra que se demande a la Federación y ellos sean quienes puedan defenderla. Los países se someten o no a la jurisdicción de los tribunales internacionales, y si hay un país que no se somete a nadie, es los Estados Unidos. Aunque un juez en Estados Unidos admitiera una demanda contra Rusia (para lo cual carece de competencia, por no tener jurisdicción sobre dicho país), jamás podría condenarle, y si lo hiciere, su sentencia nunca podría ejecutarse, porque no habría quién la hiciere efectiva. Lo ridículo de una demanda ante los tribunales de los Estados Unidos, es que sus jueces admitan contiendas contra entes que escapan a su jurisdicción. Ciertamente hay quien ha demandado a Dios en dicho país, y sus jueces admiten tal clase de absurdos. Quisiera ver cómo ejecutan una condena contra el Creador”. Supongo que el comentario se debe a que ese Estado no se llama “Rusia” sino Federación de Rusia.

Tampoco EU es “tan solo” un estado; es todo el Señor Imperio de nuestra época (como ha habido docenas antes en la historia), por eso no se somete a nadie. Corrijo: todavía no se somete, pero ya le llegará su tiempo, como les llega a todos; digo, si antes no decide desatar la guerra nuclear y destruir el planeta entero antes que perder su hegemonía (síndrome de Sansón, que le llaman). Como sea, no le quita a la “demanda” su carácter risible.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2