×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
07 Mayo 2018 04:00:00
Sarcasmos
¡POR FIIIIIIIIIIN!

La nota da pie a un optimismo galopante: “El Mandatario estadunidense ha asegurado que EU dejará de gastar ‘gran cantidad de dinero’ para mantener su estatus del ‘policía del mundo’. Donald Trump, en una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, celebrada en la Casa Blanca. ‘Cada vez queremos ser menos el policía del mundo. Durante decenios gastamos gran cantidad de dinero para mantener el orden en el mundo y esta no debe ser nuestra prioridad. Queremos mantener el orden dentro de nuestro país, intentamos restaurar nuestro país’. Nomás una precisión, míster Copete: EU no ha sido el policía del mundo (el Globocop famoso); el mundo nunca ha necesitado ningún policía. EU ha sido el conquistador del mundo (el seductor también, pero ese es otro asunto). Qué bueno que por fin un cacagande gringo se percató de que los afanes de dominio eventualmente quiebran a cualquier imperio (si antes no lo rompe algún poder rival): sumerio, asirio, egipcio, helénico, romano, chino, persa, maya, otomano, español, británico… “Mantener el orden en el mundo”. ¡Uuuuuta, qué mal trabajo han hecho! Si el hiperdesmadre que ha sufrido Gaia este último siglo es algo remotamente parecido a un “orden”, me doy. Y no es que EU ya no “quiera” ser el repartidor perenne de nalgadas planetarias, es que ya no PUEDE serlo. Ya no pueden financiarlo con el “exorbitante privilegio” de su moneda de reserva mundial, puramente fíat, hoy acosada en varios frentes. Sus Padres Fundadores le recomedaron: No foreign entanglements! ¿Por fin les harán caso?

COMIENZA A VOLTEARSE EL CHIRRIÓN

Te conté que en la hilarante demanda presentada por el partido demócrata gringo (DNC) contra… bueno, contra todos los que estaban a la vista en ese momento, uno de los demandados era Wikileaks. Ahora esta red (que es mucho más que Julian Assange) responde con su característico estilo. Anuncia que presentará una contrademanda y advierte que “nunca hemos perdido un caso editorial y las revelaciones van a ser asombrosamente divertidas”. Agárrate DNC: no sabes la clase de avispero que pateaste. No te alcanzará el tiempo para arrepentirte: les abriste la puerta legal para que se metan hasta la cocina en tus computadoras (que tan celosamente habías logrado encubrir). Pero eso no les importa a los denecénicos porque saben que de todos modos a largo plazo están perdidos; su única esperanza es reconquistar las mayorías en el Congreso en las elecciones intermedias y así poder darle batalla política a la aplanadora Trump. Mi pronóstico es que también esa apuesta la perderán.

TERRIBLES CONSECUENCIAS

“Se puede identificar la causa PRINCIPAL del colapso de la civilización como existió hasta fines del siglo 19: el aprovechamiento de la enorme energía proveída por el petróleo, que fue barato y abundante –con muy bajo costo de extracción. La disciplina que imponía la civilización se desmoronó ante el impacto energético. Se ‘evaporó’ la civilización tradicional en sus diversas manifestaciones culturales. Para saciar el hambre de energía del mundo, a medida que comenzó a costar más el petróleo (menos rendimiento NETO de energía tras costosa extracción y transporte) se tuvo que abandonar al oro como moneda, y comenzar a pagar y financiar el mundo con papel. (http://www.srsroccoreport.com)

El dinero es el nexo indispensable entre el individuo y la sociedad que lo rodea. Cuando el dinero es falso –de papel– el individuo pierde contacto con la realidad. La locura es la pérdida de contacto con la realidad. De tal forma que vivimos en un mundo donde prevalece la locura colectiva. ¿Qué sigue tras el fin de ‘este’ mundo? Nos espera, del otro lado de la catástrofe, otro mundo nuevo por construir, donde el petróleo será de uso muy limitado, por su altísimo costo. Un mundo donde el número de humanos sobre este planeta, habrá disminuido a una pequeña fracción del número actual. Decían los griegos Panta rei, oudén menei: Todo fluye, nada permanece”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2