×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
15 Mayo 2018 04:00:00
Sarcasmos
ENCUESTAS

Hace mucho, mucho tiempo, en un país lejano, se inventó un maravilloso mecanismo para medir cómo se iba conformando la opinión de una comunidad en ese maravilloso sistema político llamado democracia.

Todo era perfecto en ese maravilloso mundo ideal, y todo mundo podía saber cómo iban avanzando los impecables candidatos, a punta de propuestas encaminadas al bien común, en esos maravillosos y limpios festivales llamados campañas electorales, pero hete aquí que surgieron unos malosos, seguramente llegados del averno y desde luego ajenos por completo al maravilloso sistema llamado democracia, y pervirtieron ese maravilloso invento.

En vez de usarlo, como Dios manda, para medir cómo iba la carera, comenzaron a emplearlo no para observar el devenir sino para conducirlo. Es decir, empezaron a utilizar las encuestas como instrumento de manipulación, no de cotejo (igual que ocurrió con todos los indicadores macroeconómicos crecimento-inflación-empleo-etc, que hace décadas que no miden el desempeño de una economía, sino que reflejan los intereses y prejuicios del gobierno que los paga).

La consecuencia lamentable fue que ya nadie podía saber cómo iban evolucionando las cosas, pues las varas de medir arrojaban cada una cifras diferentes, disparadas, discrepantes, desconcertantes, imposibles de conciliar, de indicar tendencias, de evaluar preferencias, de sopesar atractivos alternos.

A la postre, como pasa siempre que la política interviene en algo (y la política interviene en todo), también este invento quedó totalmente desprestigiado como instrumento científico, y se unió al nutrido catálogo de los artilugios de la propaganda, la mercadotecnia, la adulteración. Esta triste historia ¿es un pústula más de la pudrición de un sistema maravilloso llamado democracia, o es ooooootra confirmación más de la natural evolución de un sistema esencialmente purulento llamado democracia?

INTERNET

Lo dice el mero mero libertador, más grande aún que Bolívar (y que me perdone Chávez), el alma de Wikileaks, el enemigo número uno de los secretos y las componendas en lo oscurito, el azote de los poderes ocultos, el símbolo de la transparencia universal; el hombre que está por cumplir seis años refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres (¿cómo te sentirías tú si llevaras 2 mil 160 días sin poder salir de una casa ajena que en realidad no es más que una oficina?): “Internet, nuestra mayor heramienta de emancipación, se ha transformado en el facilitador más peligroso del totalitarismo que jamás hayamos visto. Internet es una amenaza para la civilización humana”. – Julian Assange.

DOUG CASEY

Sobre mi artículo del sábado (“La muerte de los estados-nación”, comentando unas ideas de Doug Casey), me cuenta el Chero Valenzuela esta anécdota que da unos pincelazos ilustrativos del peculiar personaje: “Yo soy buen amigo de Doug Casey, un gran libertario y muy original. Hace unos años me invitó a dar una plática a un grupo que él coordinaba.

El evento fue en un pueblito pegado a Aspen en Colorado. Todo iba muy bien hasta que otro de los presentadores, que sólo había llegado al momento de iniciar su charla, apareció de imprevisto. Se apagaron las luces del pequeño teatro, se inició una música muy cachonda, y entró una muy guapa dama como de 1.90 bailando igual de cachonda que la música. Llega al pódium y se sienta más cachonda sobre la mesa de presentación, se prenden las luces y, sorpresa, no era dama, era damo. La gente, sacada de onda, se preguntaba ¿Qué vamos a tener una orgía o qué? Pero cuando el damo inició su presentación, todos nos quedamos con la boca abierta pues era un gran filósofo libertario y terminó haciendo la mejor exposición del evento.

Para cerrar el programa, Doug tenía como invitada a una exactriz porno que también hizo una gran presentación”.

LAS GUERRAS

Son siempre guerras económicas. De unos siglos para acá, las economías son controladas por los banqueros, todas la guerras son guerras provocadas por los banqueros: “La historia moderna no es más que un inventario de declaraciones de bancarrota”. –Nicolás Gómez Dávila.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6