×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
22 Mayo 2018 04:00:00
Sarcasmos
“LIBRE” COMERCIO

Arnulfo R. Gómez insiste en su oposición a la fiebre globalista falsamente etiquetada como “libre” comercio (en realidad comercio estrictamente regulado, controlado, vigilado, limitado, encapsulado), de la cual el TLC fue un simple anticipo, una primera versión rudimentaria: “Con la firma del CPTPP, nuestros funcionarios sólo añadirán cinco países más con déficit a nuestra colección por un total adicional de -$131 mil 53 millones de dólares. Ese déficit, por las condiciones imperantes, seguramente se incrementará y seguirá dañando a sectores productivos muy importantes como el calzado, textil, confección, electrónicos y, aunque no se pueda creer, el café que en el año 2017 importamos de Vietnam por un total de $36 millones de dólares.

En la realidad, no veo ganancia alguna en este proceso que más obedece a un desplante quijotesco que nos dice que México ratificará su compromiso con el libre comercio. Por el contrario, las pérdidas para México se prevén muy cuantiosas.

Hay que señalar que la desgravación unilateral que se ha realizado sin antes crear condiciones adecuadas de competitividad en el país, también nos ha resultado muy gravosa por su incoherencia, de tal manera que en el periodo 1993/2017, el déficit con 149 países fue de -$1 millón 858 mil 829 millones de dólares. Este déficit es equivalente al 163% del PIB total de México en el año 2017 ¿y aun así se aplaude la ratificación del TPP-11?”.

¿SOMOS ALGO?

La física cuántica nos enseña que tenemos un cuerpo que es un 99.9999% de espacio vacío. De esa pequeñísima fracción del 0.0001% que queda, la mayor parte, por dentro y por fuera, es microbios, bacterias, virus, hongos y parásitos “benignos” que no son células “nuestras”, que no son estrictamente “nosotros”.

Además, esa diminuta migaja restante (después de quitarle espacio vacío y bichos) se renueva cada día (molécula a molécula, átomo a átomo, célula a célula) y se reemplaza cada equis años por completo; o sea, lo que “somos” hoy no es lo que “éramos” hace esos equis años, y no es lo que “seremos” dentro de esos equis años. Aparte, los psicólogos nos dicen que el grueso de nuestras motivaciones reside en unos recipientes etéreos que ellos llaman subconsciente e inconsciente, y deciden “nuestras” conductas sin que ni siquiera nos demos cuenta de ellos.

Además, la mayor parte de nuestros comportamientos no son pensamientos individuales (como queremos creer), sino que son automáticos y responden a prejuicios sociales, complejos personales, arquetipos ancestrales, esquemas culturales, paradigmas familiares, inercias tribales, modas históricas. Entonces, ¿qué somos, a qué no reducimos… o a qué quieren reducirnos? porque hay algo ahí, creo, en alguna parte: pienso, luego existo.

Eso que existe o parece existir ¿se llama conciencia? ¿se llama holograma? ¿Se llama Matrix? ¿se llama alma? En fin, unos dicen que lo que realmente estamos viendo cuando miramos hacia el mundo material son concentraciones masivas de energía, unidas entre sí de maneras que ni siquiera hemos empezado a comprender. “Yo soy yo y mis circunstancia”, reza la famosa frase de José Ortega y Gasset.

Me temo que la cosa es algo más complicada, mi querido Pepón.

FASCISMO Y CORPORATISMO

La definición es del mismito creador del fascismo italiano, Benito Mussolini: “El fascismo debería llamarse más apropiadamente ‘corporatismo’, porque es una fusión de los poderes estatales y
corporativos”.

Y exactamente así es en el nefasto sistema de ahorro forzoso: el Gobierno te confisca parte de tu sueldo, y las Afores dizque privadas lo ”administran”. Los ingenieros financieros se llevan sus jugosos mordiscos (disfrazados de “comisiones”) y los gobiernos dizque “invierten” esos fondos (en aeropuertos, por decir) pero también se llevan sus jugosos mordiscos (nada disfrazados de “moches”). ¿Y el ahorrador”? Nomás milando como el chinito, creyendo que algún día va a ver los dineros que apareen como dígitos en sus estados de cuenta.

DEMOCRACIAS

“Todavía no existe una democracia que no haya cometido suicidio”, John Adams, segundo presidente de EU. Toma nota, Trump.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2