×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
24 Mayo 2018 04:00:00
Sarcasmos
¿ENGORDA LA TIERRA?

El espectacular y muy televisivo estallido de volcán Kilauea en Hawai, con sus ronquidos, fumarolas y ríos de lava, me hizo revisitar la teoría de que nuestro mundo engorda y tal vez no puede dejar de hacerlo. https://www.xearththeory.com/ “Dos terceras partes de la superficie del planeta son increíblemente nuevas en comparación con algunas partes de la roca continental que tienen 4 mil millones de años. El fondo del océano es la parte más dinámica de la superficie de la Tierra. Como resultado, ninguna parte de la corteza oceánica (su suelo) existente hoy tiene más de 200 millones de años, que es menos del 5% de la edad de la Tierra misma.

Hace unos 200 millones de años, los continentes formaron un supercontinente, que hoy llamamos Pangea, casi perfecto en un planeta con un 80% del diámetro actual. Los continentes de la Tierra parecen encajar en un planeta mucho más pequeño (65% del diámetro actual), para formar un supercontinente que sería toda la superficie de la Tierra.

PANGEA

“Un supercontinente es el ensamblaje de la mayoría o de todos los bloques continentales de la Tierra para formar una sola gran masa de tierra. Los supercontinentes se han reunido y dispersado varias veces en el pasado geológico, a lo largo de millones de años. Entre los nombres que le han dado a ese supercontinente original están Ur (Vaalbara), Kenorland, Protopangea-Paleopangea, Columbia (Nuna), Rodinia, Pannotia, Pangea. La expansión del fondo marino es un proceso geológico en el que las placas tectónicas (grandes losas de la litosfera de la Tierra) se separan unas de otras. Los sismos se originan en los límites de las placas divergentes. A medida que las placas tectónicas se alejan lentamente unas de otras, eventualmente la corteza se agrieta.

El magma caliente, alimentado por la convección del manto, burbujea hasta llenar esas fracturas y se derrama sobre la corteza. Este magma burbujeante se enfría al contacto del agua de mar para formar roca ígnea. Esta roca (basalto) se convierte en una nueva parte de la corteza terrestre. ¿Podría la vida preceder a la conformación actual del planeta, y después, haber sobrevivido a estos procesos?

¿MERA ESPECULACIÓN?

“La teoría de la tierra creciente (Growing Earth Hypothesis) sugiere que el planeta se ha expandido desde su supercontinente original, que era la superficie de la Tierra entera, bien acomodado en un planeta con un volumen mucho menor que era pura superficie terrestre, sin agua, sin mares.

Ha habido muchas teorías sobre una Tierra en expansión, y qué procesos podrían hacer que un planeta crezca. El promotor más famoso hoy de esta teoría es Neal Adams, quien ha resucitado la hipótesis.

Neil Adams tiene sus ideas sobre la mecánica de cómo podría haber crecido el planeta, que no necesariamente coinciden con las que otros exploran acerca de la posibilidad de un diámetro planetario reducido o incrementado. ¿Podría la energía y tal vez, puesto que se necesita masa adicional, venir de lo que parece ser el planeta Tierra recibiendo e intercambiando energía y moléculas (materia) con nuestro Sol y quizás en el circuito de plasma con nuestro sistema solar? El problema es la cantidad de masa que se requiere para alimentar este crecimiento. Los expertos dicen que el crecimiento de la Tierra es de 2 centrímetros de radio por año, lo que equivale a unas 2 millones de toneladas por segundo”.

¡Guau, dos millones de toneladas por segundo! Eso sí es engordar (más rápido que ningún fast-food). Lo malo es que nuestra civilización ha construido, con mucho tiempo y esfuerzo, numerosas obras de infraestructura (carreteras, calles, presas, edificios, túneles, puentes, vías ferroviarias, aeropuertos, etc.), de las que depende para continuar funcionando. ¿Y todas estas construcciones estarían condenadas a largo plazo?

PREGUNTITA

Quizá me preguntarás qué tiene que ver este rollazo semicientífico con el tema candente del momento, las inminentes elecciones presidenciales. Absolutamente nada, te respondo. Gracias al cielo, absolutamente nada.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2